Contáctanos

#Pontecómodo

Exclusiva: La historia del hombre que levantó Colo Colo sin hablar de fútbol

Fabián Villalobos

Publicado

en

Llegaron a ser campeones en 14 de las 16 ramas y los más destacados deportistas del país quisieron ponerse la camiseta alba. Eso sí, no eran futbolistas. Eran todo menos eso. Entre los años 92 y 96, Colo Colo dominó gran parte de las disciplinas deportivas de la mano de un sólido proyecto ideado por su gerente de ramas Antonio Corral. ¿Qué pasó? Esta es la historia.

 

Hace ocho años, Antonio Corral Esquerra decidió radicarse en el pueblo de Ventanas en la comuna de Puchuncaví, Región de Valparaíso. Hoy, a sus 82 años, se desempeña como dirigente vecinal, pero en algún punto de su vida dirigió algo más que un barrio. De hecho, estuvo al mando de un enorme equipo de deportistas albos. Y no, no eran futbolistas.

 

Antonio Corral en las calles del pueblo de Ventanas

 

Sus primeros acercamientos fueron con el vóleibol, donde llegó a ser seleccionado nacional y técnico de la Selección Chilena. También organizó la vuelta ciclista de Chile los años 1976, 1977, 1978 y 1980, siendo elegida la mejor vuelta a nivel mundial de categoría amateur.

Todo esto lo hizo ganar la experiencia necesaria para levantar importantes proyectos, como desarrollar ramas que hasta ese momento era inimaginable ver en Colo Colo, como el rugby o el polo, además de idear proyectos en que se incluyera artística y socialmente a la Garra Blanca.

Sí, la misma hinchada que hoy salta en el tablón del Estadio Monumental, alguna vez se soñó que cantara al Cacique al ritmo de una gran orquesta y un ballet albo encabezado por del director del Bafona.

Una historia lo suficientemente interesante como para viajar a Ventanas. Son casi las ocho de la noche. El sol cae sobre el Océano Pacífico. Antonio se acomoda para dar la primera entrevista después de varios años y antes de hablarle a la grabadora dice “Para que sepas, los viejos vivimos de recuerdos”.

 

¿Cómo llegó a trabajar como gerente de ramas deportivas?

El año 83′ llegué a Católica. Me pidieron que fuera con ellos a organizar la rama de vóleibol como gerente, ya que había crecido mucho y estaba mal estructurado. Fui a una entrevista donde habían nombres potentes como Alfonso Sweett y Juan Eduardo Errazuriz.

“Pero señores, yo vengo a hablar de vóleibol”, les dije al verlos a todos ahí. “No, nosotros queremos hablar de nuestras 24 ramas” fue la respuesta de los dirigentes. Había muchos deportes que no había visto ni en pelea de perros, por ejemplo de equitación… si yo con suerte sabía andar a caballo…

 

¿Qué hizo entonces?

Bueno, me dieron 15 días para aprender y me declararon gerente de las 24 ramas que tenía la UC en ese momento. En cuanto al fútbol yo pedí expresamente no tener nada que ver, y ellos aceptaron muy contentos porque eso era cosa de ellos.

 

Me imagino que fue difícil adaptarse ¿O no?

La realidad de la Universidad Católica es muy particular. Tu trabajas con 24 ramas, donde hay muchas familias “distinguidas”, pero con escaso compromiso con el deporte. Que tengo que ir a la nieve, que mis papás van a Río y tengo que acompañarlos, y así una serie de excusas que finalmente terminas aceptando a pesar de no estar de acuerdo.

El deporte pasaba a ser algo complementario para su vida social y familiar, ir a la nieve era mucho más atractivo que levantarse a las 9 de la mañana un día domingo a jugar un partido de vóleibol. Lamentablemente el deporte no era lo más importante para ellos, algo muy distinto a lo que vería en Colo Colo más adelante.

 

De la clase alta al equipo del Pueblo

 

Entonces se fue de Católica y llegó a Colo Colo ¿Cómo fue ese cambio?

A ver… Llegué a Colo Colo por Eduardo Menichetti, presidente del club. Yo lo conocía de adolescente, cuando tenía 18 años. Llegaba a mi casa para ver a mi hija. Estaba loco por ella, pero ella le decía que lo quería como amigo no más.

Pasado el tiempo me llama y me dice “Toño, te necesito en Colo Colo, porque quiero que hagamos lo mismo que hiciste en Católica”. Esto fue el año 91, en septiembre, justo después que Colo Colo ganara la Copa Libertadores….

 

Un momento de gloria para el club….

Claro, aunque en ese momento Colo Colo tenía solo cuatro ramas fuera del fútbol, que eran el de atletismo de fondo, básquet femenino, tenis de mesa y esgrima. Entonces la gente de Colo Colo me pidió que les entregara un proyecto a cuatro años que desarrollara todas las ramas deportivas.

 

Colo Colo campeón de la Copa Libertadores de 1991. Fuente: La Cuarta

 

La reacción de Católica

 

—¿Para dónde vas?

—Me voy a Colo Colo

—Ya sabíamos

 

Así fue la última conversación que Antonio tuvo con los dirigentes de la Católica. Era 28 de diciembre de 1991. Pero su partida no sería fácil. Desde la dirigencia cruzada le ofrecieron incentivos para no llevar a cabo su proyecto albo. Ese día lo llamó el gerente general de Universidad Católica.

 

— Toño, ¿Cuánto tenemos que pagarte para que no entregues el proyecto que estás haciendo a Colo Colo?

— Nada, ya lo tengo listo

— Es que nosotros no queremos que lo entregues

— Lo siento, ya me comprometí con Eduardo

 

¿Cuál puede haber sido el presunto interés de católica en evitar que se llevara a cabo el proyecto?

Más que competencia, tal vez sospechaban lo que iba a pasar, porque mi proyecto, más que desarrollar algunas las ramas, era desarrollar a Colo Colo socialmente, hacer otro Colo Colo, no el que conocemos todos hoy en día con los problemas de Blanco y Negro.

 

El comienzo de una nueva era

 

¿Cómo se forma un equipo desde cero?

Esto comenzó el año 1992, mi oficina estaba en Cienfuegos 41, una casa maravillosa que, lamentablemente, se perdió en los tiempos de la quiebra. En aquellos primeros días de marzo llegó Claudia Larenas, campeona Sudamericana del lanzamiento de disco y me pregunta qué tenía que hacer para venirse a Colo Colo. Yo le dije que no porque estaba becada, era campeona y además jugaba en Católica, pero estaba dispuesta a renunciar a todo.

Cuatro días después llegó Carlos Moreno, del Atlético Santiago, campeón nacional de 100 metros, me dijo “Don Antonio, quiero venir a correr por el Colo Colo, y me vengo con cuatro más, la posta completa”.

 

Teníamos a los mejores. Llegamos a tener 16 ramas, de las cuales 14 eran campeonas.

 

Después me llamó Pablo Squella, ex Ministro de Deportes y me dijo que también quería venir a Colo Colo y solo necesitaba 80 lucas para los pasajes. También apareció la velocista Lissette Rondón, Isabel Oliva, campeona sudamericana de salto largo…

Hicimos una gran posta, tanto femenina como masculina, con Keitel, Moreno, Morales y Rondón como nuestras figuras, quienes nos llevaron a ser ese campeones ese año 92, ganándole a la católica, que hasta ese entonces no tenía competencia. Y así, de solo tener fondismo pasamos a ganar dominar aquel año las pistas.

 

De izquierda a derecha: Carolina Guerrero (Básquetbol), Miguel Droguett y Marcela Sotelo (Tenis de Mesa) y Joaquín Ramolfo (Bicicross)

¿Y se formaron más ramas?

Claro, como el rubgy. Un día llegó Elías Santillán y me dice que tenían problemas con el presidente de la rama en la UC y que que tenían un segundo equipo, ya que tenían muchos jugadores para jugar en primera. “Está Balbontín con el equipo A, yo estoy con el B, ¿Por qué no me vengo con el equipo B a Colo Colo?”. Ya a esas alturas para mí todo era bueno.

Hablé con Eduardo Menichetti y entregó 10 millones para desarrollar la rama de rugby, dinero con el cual yo ya podía empezar a pagar.

 

Rama de rugby Colo Colo

Fueron hartas ramas…

Claro, tuvimos patín carrera con Marcela Cáceres, pentacampeona panamericana y la primera chilena que subió a un podio de un Campeonato Mundial; en Esgrima estaban los hermanos Inostroza; en Tenis de mesa Miguel Droguett, campeón senior, y Marcela Sotelo, campeona infantil en 1990. Qué decir del básquetbol, donde salimos campeones de la Dimayor en 1996. Teníamos a los mejores. Llegamos a tener 16 ramas, de las cuales 14 eran campeonas.

 

  

La rama de básquetbol, campeona de la Dimayor 1996

¿Y cómo llegó a desarrollarse la rama de polo?

El encargado de ramas Sergio Rider, una gran persona, con mucho dinero pero con pocas ideas de deporte, me dice un día que su hermano, Carlos Rider, era polista y que tenía un equipo que necesita el auspicio de una marca, ya que ellos no cobran pero necesitan ese auspicio.

Me dijo que su hermano se encargaría de todo, pero yo debía hacerme cargo de la representación, de ir a las reuniones. Yo no tenía idea como se jugaba el polo, pero me dijo “No importa, yo le digo a mi hermano que te enseñe”. Y así vinieron, jugaron y salieron campeones, eran un gran equipo. Esa fue la última rama el año 96, que fue mi último año en Colo Colo.

 

Rama de Polo de ColoColo

La Polla Gol Colo Colo y los proyectos artísticos con la Garra Blanca

Y en cuanto al financiamento ¿era muy difícil competir con el fútbol?

Bastante, por eso tuvimos que idear formas para financiar todo esto. Yo no estaba tranquilo con todo esto que estábamos logrando, por lo que un día conversando con mi amigo José De Gregorio, presidente de la Polla, él me pregunta cómo lo estaba haciendo para financiar las ramas. Le dije que costaba mucho sacarle la plata al fútbol, la plata de la publicidad estática era para mis ramas, pero las pescaba el fútbol para financiar sus contrataciones, por lo que vivíamos con el presupuesto que nos daba el club al año.

 

¿Y qué ideas tuvieron para financiar las ramas?

La primera fue la idea que el fútbol pudiera prestar su Garra Blanca y generar un proyecto para concientizar a la barra a través de un programa social y de integración, que partiría por la captación de socios, ya que en ese momento teníamos solo cinco mil, lo cual para mí no era posible si habíamos hecho encuestas en todo el país y el 68% de los chilenos eran del Colo. Había un tremendo problema de evasión de plata que no habían querido capturar.

 

Pero esto iba más allá de captar socios…

Así es. José De Gregorio tuvo la idea de hacer tres sorteos al año de la Polla Gol con el nombre de Colo Colo. Así el dinero de aquello iría directamente a las ramas, a la Garra Blanca y a los planes sociales que teníamos. Le pedí a Tomás Cox, con quien había trabajado en la primera Noche Alba, que se hiciera cargo de la organización de los tres sorteos al año y planificamos usar la misma maquinaria de venta que tenía en ese momento la Polla Gol.

También hablé con Alfonso Swett, mi presidente en Católica y dueño de la viña Santa Rita para que un vino tuviera el nombre de Colo Colo. “Ni por nada”, respondió. Al tiempo después una viña se interesó en crear una marca de vino Colo Colo, íbamos a llenar de vino todo Chile para las ramas deportivas.

El culpable del fracaso de las ramas y los proyectos sociales se llama Peter Dragicevic, quien decía “No, nosotros somos un equipo de fútbol”, ahí se empezaron a desarmar la ramas y ya no podíamos pagarle a los deportistas.

¿Y cuáles fueron los proyectos sociales y de integración?

Fueron principalmente artísticos. Un alguien me dice que tenía un compadre que le acababan de traer una banda de guerra con todo el instrumental y no sabe que hacer con lo que tiene, además era colocolino y se vendría con todo para poner a disposición de la Garra Blanca para los que quisieran aprender a tocar.

Y no fue lo único, el director del Bafona, me dice que le gustaría poder tener un ballet albo y estaba dispuesto a dirigirlo. Queríamos transformar a la Garra blanca en un espectáculo artístico, premiando a los mejores exponentes de la barra.

También quisimos hacer un concurso nacional de pintura de tarjetas de navidad, donde los hinchas en vez de rayar murallas, iban a diseñar tarjetas alusivas a Colo Colo, las cuales se iban a vender a los propios hinchas. Inventamos muchas cosas, pero no resultó ninguna.

 Lamentablemente me quedaron debiendo como 10 millones de pesos, así que nunca más volví.

¿Por qué no resultaron?

Se fue Menichetti y llegó Dragicevic, con el cual en los tres años que estuve bajo su presidencia, hablamos dos veces. Ahí murió todo. El culpable de todo esto se llama Peter Dragicevic, que dijo “No, nosotros somos un equipo de futbol”, ahí se empezaron a desarmar la ramas y ya no podíamos pagar.

Ahí ya comienza su salida de Colo Colo, ¿no?

Así es, ya era un tiempo de una relación desgastada. Finalmente un día me llaman para organizar los Juegos del Pacífico. Eso fue un viernes y tenía que estar el lunes. Hablé con Sergio Rider y le dije que me iba esa misma tarde. “Que buen chiste”, me dice. Pero no podía seguir trabajando con Dragicevic, no estaba interesado, no me recibía, ¡no le interesaban los tremendos planes financiados que teníamos!, hacer esta cosa sensible y social con el pueblo colocolino y abrir una campaña en todo Chile para captar 60 mil socios, lo que sería solo un porcentaje para las ramas.

Lamentablemente Dragicevic sepultó todo, incluso la banda quedó hasta con el director listo.

Eduardo Menichetti (izquierda), principal gestor de las ramas y Peter Dragicevic (derecha), principal culpable del fracaso de estas, según las palabras de don Antonio.

¿Qué recuerdos guarda de su paso por el cacique?

Lamentablemente me quedaron debiendo como 10 millones de pesos, así que nunca más volví. Metí mucha plata en los deportistas. Incluso un día llegaron a embargarme la casa, ya que yo había firmado como aval el arriendo de una casa para un entrenador colombiano de patinaje artístico, el cual estuvo dos años, en los cuales Colo Colo pagó el arriendo de la casa sistemáticamente pero no se hizo cargo de las llamadas telefónicas… ¡tres horas de llamadas todos los días a Cali! Tuve que pagar esa deuda de tres millones de pesos en llamadas. También tuve que pagar el arriendo de un departamento para dos basquetbolistas. La peor experiencia en mi vida deportiva fue Colo Colo.

Facebook

Comentarios

#Pontecómodo

Exclusiva: Conversamos con Carlos Michea, de Corporación “Papás por Siempre”

Publicado

en

Carlos Michea Matus es abogado y presta asesoría en la Corporación “Papás por Siempre”, que se dedica a ayudar a los padres separados que quieren estar presentes en el desarrollo y crecimiento de sus hijos. Conversamos con él y nos contó acerca de irregularidades y deficiencias del sistema que se arrastran desde hace décadas en Chile en esta materia y de las cuales probablemente el feminismo moderno jamás te hablará.

(más…)

Facebook

Comentarios

Seguir Leyendo

#Pontecómodo

Zaire, la nación que alguna vez participó en un Mundial

José Ángel González

Publicado

en

Zaire como país actualmente no existe debido a que hoy se le conoce como la República Democrática del Congo. Pese a ello, los “Leopardos” dijeron presente en Alemania 1974, pero no todo fue alegría; si no lo contrario. A continuación hablaremos de la selección y todo lo que mantuvo envuelto al primer país del África subsahariana en clasificarse a una cita planetaria.

Si hablamos de Zaire (pronunciado como Zaír) en la Copa del Mundo, tal vez la primera imagen que se nos viene a la cabeza (para los más entendidos) es la siguiente:

Un tiro libre que pasó a la historia por ser despejado por Muepu Ilunga pasados los 70′ de juego; además de la situación en cuestión, es que el principal del cotejo Nicolae Rainea no había dado la indicación para que el balón se pusiera en juego. Tras lo sucedido, las preguntas fueron varias: ¿no conocía el reglamento? ¿Cómo sucedió algo así? Y la verdad de todo esto es que no fue por un tema de ignorancia, si no más bien por una amenaza del gobierno imperante durante aquellos años.

Pero retrocederemos un poco. Cuando este país era conocido como la República del Congo, la nación había sufrido un golpe de estado por parte de Mobutu (Teniente General de las fuerzas armadas del país) en 1965 y este se mantendría autoimpuesto en el poder durante cinco años hasta ser electo oficialmente como presidente en 1970. Si bien esto fue el comienzo de una dictadura que duraría hasta 1997, también fue un chispazo de esplendor para el fútbol de aquella nación (todo por supuesto, en búsqueda de “justificar” su régimen).

Todo comenzó con la Copa Africana de Naciones disputada en Etiopía en 1968, donde Los Leopardos se erigieron como la mejor selección del torneo venciendo por la cuenta mínima a Ghana (con quienes habían compartido el grupo B). Esta hazaña logró descomprimir cierta presión que había sobre el líder del país que buscaba mostrar el “desarrollo” que estaba teniendo Zaire a través del deporte (cualquier parecido con otras dictaduras conocidas “es mera coincidencia”); pero lamentablemente para las pretensiones del autodenominado padre de la nación”, lo realizado en aquel certamen no pudo revalidarse en el siguiente (1970) y quedaron eliminados en primera ronda, rematando séptimos (de ocho países en competencia) con tan solo un punto.

Lo vivido en Sudán fue determinante para que el dictador tomara cartas en el asunto y fue así que en 1971 contrató como estratega para la selección a Blagoje Vidinić, quien venía de participar con la selección de Marruecos en el mundial de México 1970, dejando una buena impresión pese a ser eliminados en la fase de grupos, en el cual quedaron últimos. Además de lo antes mencionado, como ex guardameta de la selección de Yugoslavia contaba con un palmarés que incluía una medalla de plata y otra de oro en los Juegos Olímpicos de Melbourne 1956 y Roma 1960, respectivamente; además de ser finalista con aquella selección en la Eurocopa de 1960.

Con todo esto en su trayectoria, llegó con gran ilusión a la capital Kinshasa para dirigir a sus nuevos pupilos. Pero lo que vio en aquel país le resultó bastante desmotivador, además de las palabras del capitán del combinado nacional…

“Sólo hemos visto jugar a nuestros compañeros africanos. No sabemos ni entendemos las tácticas y los estilos de otros países.”

Así de sincero y claro fue Mantantu Kidumu, y era totalmente entendible. Por aquellos años en África era un megalujo (incluso para unos pocos) tener televisión; por lo que el panorama encontrado en esas tierras era completamente inesperado para el adiestrador yugoslavo y al deté se le contrató para tratar de emular lo que anteriormente había realizado con Los Leones del Atlas en la clasificatoria anterior.

La única plaza que se había disputado para el mundial de México se peleó entre 11 naciones (cabe recordar que desde el mundial de España 82 el continente recibió dos cupos para la cita planetaria, debido a que la cantidad de participantes aumentó de 16 a 24); mientras que para la edición siguiente (en que Alemania fue sede por primera vez), el ticket al certamen fue luchado por 24 naciones.

La misión no era sencilla: llevar a una selección campeón de África con claras faltas de profesionalismo a lo máximo posible del fútbol en una sola clasificatoria (la que comenzó en 1972 para la selección). Vidinić en poco tiempo hizo de Zaire una selección ordenada, con una fortaleza defensiva que se hacía notar con cada fase clasificatoria.

El 6 de junio del 72 le correspondió el primer partido de la primera ronda, el rival de turno fue Togo con quienes empataron 0-0 en la ida; pero el fruto del trabajo vino en la revancha (donde oficiaron de local), el 20 de junio en Kinshasa. Los Gavilanes cayeron por 4-0 y Los Leopardos consiguieron el paso a la segunda ronda. En esta etapa el combinado a vencer fue el siempre complejo Camerún, y como era de esperarse la llave (jugada los días 4 y 25 de febrero de 1973) terminó igualada luego de que ambos ganaran en calidad de visitante por la cuenta mínima; por esta razón se tuvo que jugar un partido de desempate dos días después de la vuelta y se disputó en Zaire (dónde también se había desarrollado el último duelo entre ambos), en esta definición el combinado local hizo valer aquella condición y venció por 2-0, consiguiendo el paso a la tercera ronda (de los 6 mejores).

“La mejoría era evidente y el objetivo ya no se veía imposible.”

El siguiente rival en dicha fase fue Ghana y si bien Las Estrellas Negras se quedaron con el primer encuentro (5 de agosto de 1973) con un marcador de 1-0, la vuelta fue para los del Congo quienes con un abultado 4-1 dijeron presente en la liguilla final junto a Zambia y Marruecos. Esta cuarta etapa disputada entre octubre y noviembre de 1973 vio como Zaire dio la sorpresa y venció en sus primeros tres partidos en cancha (2-0 a Zambia como visita, mientras que 2-1 al mismo combinado en calidad de local y 3-0 a los marroquíes en la misma condición); pero algo pasó con el cuarto partido, ya que el duelo en que Los Leopardos visitaban a Los Leones del Atlas (ahora que he leído el apodo varias veces, creo es un poco pretencioso) no se jugó debido a que la selección marroquí tras el 3-0 hizo un reclamo a la FIFA debido a la rudeza con la que jugaba el combinado dirigido por Vidinić, ya que consideraron que el árbitro fue muy blando con los cobros, debido a que las entradas tan duras hicieron que Ahmed Faras (su jugador estrella en esa época) resultara lesionado.

El máximo (y corrupto durante muchos años) ente rector del balompié mundial desestimó el reclamo y con ello, el cotejo no se llevó a cabo. El partido quedó resuelto como un 2-0 a favor de Zaire y con canasta limpia, tomaron sus maletas… Alemania Occidental era el próximo destino de esta selección (con esta clasificación marcaron un hito: ser la primera selección del Áfricanegra“, subsahariana o “Afrotropical” en participar en un mundial de fútbol).

Mobutu Sese Seko

El dictador (en la imagen de arriba) había logrado el objetivo de colocar a su nación deportivamente en la palestra para quitar y/o distraer la vista extranjera de lo que ocurría a nivel interno, como violación a los derechos humanos, represiones y corrupción, entre otras cosas. Lo acontecido con su selección de fútbol más la cierta estabilidad económica que poseía era suficiente como para apaciguar las aguas de algunas presiones provenientes del exterior.

  • NdR: También deberían haberlo acusado de ególatra… supongo que no soy el único que considera anormal (por decirlo sutilmente) que alguien coloque su propia imagen en todos los billetes de su país.

Con la clasificación ya materializada, sólo quedaba prepararse para el desafío mundial y a la vuelta de la esquina se encontraba la Copa Africana de Naciones (torneo al que habían clasificado en 1973 tras ganar a Alto Volta -16 y 30 de septiembre- y Camerún -28 de octubre y 11 de noviembre- en primera y segunda ronda, respectivamente). Este certamen sería perfecto si consideramos que en su grupo le tocaba competir con las selecciones del Congo (campeón defensor), Guinea y Mauricio (debutante en esas instancias de la competición… y sí, es un país no una persona -bueno, en realidad su nombre es en honor a  un “príncipe” de Países Bajos-). Como dato, esta última nación (la de Mauri) nunca más pudo clasificarse a la fase final (fase de grupos) del campeonato.

Durante marzo de 1974 se dio desarrollo al certamen continental y Zaire se clasificó a la fase final como segundo en el grupo B con 4 puntos, tras vencer a Guinea (2-1. El 3 de marzo) y Mauricio (4-1 el 7 de marzo); pero cayendo con el Congo por 1-2 (partido disputado el 5 de marzo y en el que tuvieron el marcador a su favor hasta el minuto 69′).

En semifinales enfrentaron al anfitrión Egipto y aquel partido del 9 de marzo terminaron el primer tiempo con el marcador 0-1 en contra debido a un autogol de Ilunga y ya para el segundo tiempo, todo se puso cuesta arriba con la anotación de Abugreisha (54′); pero aparentemente esto sería el mazazo que necesitaban para “despabilar” ya que el goleador Mulamba N’Daye colocó el descuento al minuto siguiente, Matantu decretó el empate a los 61′ y la proeza fue realizada a los 72′ nuevamente a través de N’Daye, que también significó el marcador final del cotejo. Con el partido terminado, ya sólo quedaba pensar en la gran final donde Zambia era el rival a vencer.

Zaire Campeón de la Copa Africana 1974 (Imagen vía Anotando Fútbol)

Si bien la final no fue algo sencilla, ya que igualaron 2-2 en los 120′ (el 12 de marzo de 1974) y por ende, tuvo que jugarse un partido de desempate dos días después. En aquel duelo final, Zaire se quedó con el cotejo por 2-0 y aquel proceso llegó a su clímax.

Tras la obtención del trofeo, el dictador del país se comprometió a pagar los premios y además de otros regalos al combinado nacional… cosas que nunca llegaron y que influyeron en su participación mundialista.

“Soy el mago aquí. Les toco en una pierna y les digo: marcarás con ella.”

(Blagoje Vidinić en una entrevista previa a su debut en el mundial de Alemania 1974)

Ya en suelo germano, la expectativa era alta y el mismo entrenador elevó aún más las mismas con frases como la que recién destacamos. El mundo colocaba sus ojos sobre “los leopardos” y exactamente tres meses después de coronarse como el mejor en la Copa Africana de Naciones, debutaron en la Copa del Mundo.

25.000 espectadores asistieron al Westfalenstadion de Dortmund para ver como Zaire cayó por 2-0 frente a Escocia (que volvía a la competición tras sus únicas participaciones en 1954 y 1958). Cuatro días más tarde, fueron protagonistas de la mayor goleada (hasta 1982) en la historia de los mundiales (compartido con el duelo entre Hungría y Corea del Sur), perdiendo el encuentro frente a Yugoslavia por 9-0 (cabe mencionar la mayor goleada histórica es el 10-1 que “los magiares mágicos” le propinaron a la selección de El Salvador).

Tras lo acontecido, Mobutu tomó medidas y fue personalmente (junto con militares) a la concentración del combinado nacional, dejando un mensaje claro: “si volvían a ser goleados de manera humillante, mejor que no regresaran al país“; pero futbolísticamente eso no era lo más preocupante, ya que el rival final del grupo B era Brasil, campeón defensor.

Llegó el 22 de junio y con ello, el último cotejo de Zaire en un mundial. “La Verdeamarela” terminó el primer tiempo con la ventaja mínima a su favor, ya en los 66′ del partido vino el 2-0 a través de Rivelino y en los 79′, el 3-0 final del encuentro. Pero tranquilos, que no nos hemos olvidado del video que colocamos al comienzo; porque esto tiene mucho que ver con lo contado previamente, ya que lo realizado por Ilunga fue a raíz de dos cosas: uno, el miedo a que el plantel fuera asesinado (por lo que prefirió quemar tiempo en el cotejo para que no les hicieran más goles) y dos, buscar ser expulsado como protesta a la amenaza que dio el mandatario del país africano.

Tras todo ello, concluyó la participación de Zaire en Alemania 1974

Los premios por la obtención de la Copa Africana nunca llegaron y aquellos seleccionados que hicieron historia al clasificar por primera y única vez a un mundial de fútbol, prácticamente murieron en el olvido y la miseria.

Pero esto no fue todo, ya que el fracaso en Alemania junto con los problemas internos que tenía el país, además de su participación armada en conflictos propios y vecinos (estaba en pleno apogeo la guerra civil angoleña), dieron pie para que Mobutu retirara los recursos que se inyectaban al fútbol y los “redireccionó” tanto para las fuerzas armadas como para un evento mucho más mediático: el mítico Rumble in the Jungle.

Alí (a la derecha) junto a Mobutu en los días previos a la pelea. (Imagen vía Pinterest)

Aquella histórica pelea por el título mundial de boxeo convocó a Muhammad Alí con George Foreman a enfrentarse el 30 de octubre de 1974 en Kinsasa (o Kinshasa); pero eso, es otra historia…

Mobutu (al centro) junto a Foreman (izquierda) y Alí (derecha) en una de las actividades previas a “La Pelea en la Selva” (Imagen vía canada.com)

NdR: Para terminar, quiero felicitarte por llegar al final de la nota y como premio a ello, quiero comentarte que Zaire estadísticamente no es la peor selección en la historia de los mundiales (como consignó otro medio chileno sin dar mayores argumentos -que incompetentes, ¿no?-); porque el combinado nacional que tiene este “reconocimiento” es la selección de El Salvador que con dos participaciones (tres partidos en 1970 y otros tres en el mundial de 1982) posee 24 goles en contra y sólo uno a favor. Además, “La Selecta” (como mencionamos anteriormente) recibió la mayor goleada en la historia de las copas del mundo: 10-1.

NdR2: Si vamos a informar, mínimo hagámoslo con bases, ¿no les parece?.

Facebook

Comentarios

Seguir Leyendo

#Pontecómodo

Messi sufre de nikefobia

Fabián Villalobos

Publicado

en

Por Víctor Sforzini, Investigador Deportivo

En el mundial del 2010, Cristiano Ronaldo, Messi, nuestro Alexis Sánchez y otras grandes estrellas no estuvieron a la altura de las expectativas en torno a ellos, y que fue uno de los más bajos mundiales en tanto y en cuanto a los rendimientos individuales de las grandes estrellas. La pregunta es y seguirá siendo por mucho tiempo una sola: ¿por qué?

En el mundial del 2014 se repitió casi con calco la misma situación, descontado algunas excepciones, entre ellos Alexis Sánchez que logró reivindicarse.

Y ahora, tras la tempranera eliminación de Argentina en Rusia 2018, los cables y las imágenes de los noticiarios nos vienen informando en el último tiempo de los vómitos de Messi camino a la cancha, y esto ha ido de la mano con un gran bajón en su rendimiento deportivo, gráficamente, en algunos partidos, no ha gravitado, estando lejos de ser un aporte.

No nos olvidemos que un síntoma es una advertencia, ya sea desde el punto de vista orgánico o psico-emocional que algo esta pasando, sistémicamente, en el ser humano que co-existe en este caso junto al deportista. Ahora ad portas del Mundial, debemos preguntarnos, ¿de que manera afectará este miedo al éxito a Messi?  ¿cuántos jugadores que llegarán como las respectivas estrellas de sus países se afectarán por este problema?

“Sólo puede sufrir este síndrome y/o conflicto, aquel deportista que ha llegado al éxito y ahora debe responder “ante sí mismo y los demás”

Desde el mundial de 1998, se ha acentuado la opaca actuación de los jugadores facultados para deslumbrar en las justas mundialistas como antaño lo hicieran Pelé, Garrincha, Maradona y otros, por lo que el mundo deportivo se inquieta, quiere saber qué sucede realmente con sus estrellas y las empresas se preocupan ya que quieren ver a sus astros triunfar pues invierten grandes sumas de dinero en ellos.

Encontramos atisbos de elucidaciones insinuadas apenas en los medios y en los “expertos” en el deporte “cuando se refieren a los nervios” para tratar de explicitar esta situación, sin comprender lo que realmente se juega y que en el plano local tiene su símil con las explicaciones para el partido que eliminó hace unos años a la “U” de la final soñada en la Libertadores.

De hecho, en su momento Alejandro Sabella se ha referido escuetamente a los nuevos vómitos de Messi antes del amistoso de la selección de Argentina, como producto de los nervios. El ex-DT del seleccionado argentino atribuyó a “un problema nervioso” los vómitos del astro Lionel Messi durante el partido amistoso jugado con Eslovenia (2-0) en La Plata como despedida para la disputa del Mundial Brasil 2014.

La razón hay que investigarla en los procesos psicológicos intrínsecos a la situación agonista, y comprender todos los procesos a los que esta expuesto un deportista de primer nivel.

SINDROME RONALDO

Foto: EFE

El máximo referente en los mundiales, en todos los sentidos, es Ronaldo (poseedor hasta el mundial de Brasil del récord de goleador máximo de los mundiales) quien desarrolló todos los síntomas de un ataque epiléptico que obligó al cuerpo médico de Brasil a sedarlo y sugerir su no participación en la final del día siguiente ante Francia.

Con este caso, que llamaré el “Síndrome Ronaldo”, se empieza a escribir una nueva historia de las estrellas en los mundiales.

De acuerdo a lo que informó la prensa brasileña, el delantero se sintió mal la madrugada del domingo 12 de julio, y después del almuerzo sufrió dolores de cabeza y estómago, mareos, escalofríos y convulsiones que obligaron a llevarlo a un hospital a pocas horas de jugarse la final de Francia 98 que Brasil perdió 3-0 contra ese país, en el estadio Saint Dennis.

El propio jugador dio un dramático testimonio a la cadena O’ Globo: “Me fui a dormir y luego tuve un ataque de convulsiones que duró unos 30 o 40 segundos. Luego desperté y me dolía todo el cuerpo, pero con el tiempo el dolor fue disminuyendo y pude relajarme un poco. Tuve un miedo terrible. Este relato es concordante con un ataque de pánico, no uno epiléptico, este último produce amnesia y Ronaldo tiene recuerdo de lo que sucedió.

 

SUS COMPAÑEROS

Resultado de imagen para ronaldo enfermo francia 98

Las escenas que relataron sus compañeros fueron más escalofriantes todavía. Al ver las convulsiones del chico que entonces tenía 21 años:

  • Roberto Carlos, su compañero de habitación en el Chateau de la Grande Romaine, lugar de la concentración brasileña gritó: “¡Ronaldo se muere! Edmundo; Doriva, por favor, ¡Ronaldo se muere!”, llamando a sus compañeros del cuarto contiguo.
  • Roberto Carlos, más tarde contó con lujos de detalles las convulsiones, temblores y fuertes castañeteos de dientes que sufrió Ronaldo el sábado 11 de julio, en vísperas de la final. Incluso el lateral carioca agregó que el joven delantero: “…había tenido miedo de jugar la final y no podía dejar de llorar…”.
  • Edmundo, conocido como “El Animal”, quedó conmocionado con lo que vio. “Vi a Ronaldo en un estado tremendo. Muy pero muy impresionante. Hacía un ruido muy extraño, como de querer respirar y no poder.
  • César Sampaio comentó: “… Cada vez que le tocábamos la pelota a Ronaldo, o lo veíamos en el campo, temíamos por su vida. No podíamos dejar de tenerlo en la mente todo el tiempo. Era una sensación generalizada de pánico…”.
  • Goncéales declaró: “… Jugamos temiendo por su vida…”
  • Zé Carlos narraba: “… Creíamos que se iba a morir en el campo…”.

 

NIKE, EL AUSPICIADOR

La firma norteamericana, desde sus oficinas en Washington abrieron sus paraguas y lanzaron un comunicado aclarando: “La final de la Copa de 1998 era el partido más importante de la vida de Ronaldo. El y Zagallo tomaron una decisión por su cuenta. Nike no tuvo ninguna influencia y jamás interfirió en la relación entre el entrenador y sus jugadores”.

 

LOS MÉDICOS

Imagen relacionada

Milberto Scraff, neurólogo y profesor titular de la Facultad de Medicina de la Universidad de San Pablo, dijo: “… Tuvo síntomas de una crisis convulsiva tónico-clónica generalizada.

  • Esto es definido clínicamente como: – Trastornos paroxísticos, recurrentes, de la función cerebral, por excesiva excitación de las neuronas cerebrales. Crisis convulsivas caracterizadas con frecuencia de pérdida de la conciencia, pérdida del control del tono postural, seguida de una fase tónica y luego clónica. La crisis es seguida por un período de confusión y cansancio. La patogénesis de estos trastornos generalmente es desconocida, puede ser genética o multifactorial.

 

Una excesiva asociación entre convulsiones y epilepsia puede haber llevado a que un 30% de los diagnosticados como epilépticos y medicados por ello no sean sino padecedores de un ataque concreto debido a la ansiedad (según la revista Neurology en su número 13).

  • Yo no sé cómo lo hicieron jugar, esa fue una decisión de los médicos del plantel. Con treinta y tres años de experiencia puedo decir que a todos los pacientes con este cuadro yo les doy reposo absoluto…”.
  • Acary Souza Bulle Oliveira, neurólogo y profesor de la Escuela Paulista de Medicina, afirmó: “… Fue un milagro que no tuviera una nueva convulsión en el campo de juego ante dos billones de televidentes. Ronaldo ingresó al campo en estado de somnolencia…”. 
  • Alex Caetano de Barros, neurólogo y profesor de la Universidad Federal de Pernambuco, explicó: “… Fue muy grave que jugara, las veinticuatro horas posteriores a una convulsión son las más propicias para que se vuelva a manifestar el mal con riesgos inimaginables. Además, el médico Lidio Toledo le dio un Valium antes de entrar a la cancha…”.

 

ZICO

Resultado de imagen para zico francia 98

El coordinador técnico de la selección brasileña en aquella Copa, el ex jugador Zico, explicaba:

  • “… Ronaldo estaba somnoliento, groggy. No estaba en condiciones de jugar…El problema del delantero justifica la actuación de Brasil. El equipo no jugó, no estuvo. Tener al mejor jugador corriendo un riesgo de vida seis horas antes del partido, y con todos los compañeros sabiendo del problema… Algunos estaban con los nervios a flor de piel, muy preocupados…”.

Al final, el que dio el visto bueno para que el astro juegue, fue el médico de la selección brasileña Lidio Toledo:

  • “Se le hicieron todos los exámenes, pero no se le detectó nada. La crisis fue desatada por el estrés emocional al que el jugador está sometido”, dijo.

Se dijo que Ronaldo padecía de epilepsia, aunque hasta ahora no se ha conocido que tuviera otra crisis similar. El astro se cobró la revancha cuatro años después en Corea Japón 2002 y en Alemania 2006 se consolidó como el máximo anotador de la Copa del Mundo con 15 goles. Este caso nos demuestra lo devastador que puede ser para un atleta enfrentar tantas responsabilidades sin el apoyo y la ayuda necesaria.

 

MUNDIAL ALEMANIA 2006

Viajé al Mundial de Alemania 206 en mi calidad de investigador de los rendimientos deportivos para seguir la performance de las grandes posibles estrellas y en especial de Brasil, y me encontré con la opaca actuación de Ronaldinho, Kaká e incluso Ronaldo.

  • Hice un despacho para un diario vespertino de Santiago, “La Segunda”, donde acompañé una foto de Ronaldo con un abdomen bastante prominente y la pregunta llena de ironía de la revista alemana preguntándose ¿Ronaldo embarazado?

 Todo este exceso daba cuenta de la angustia ya presente e instalada en la vida de Ronaldo que hasta el día de hoy le tiene con sobrepeso. Es sabido por todos que la relación angustia y gratificación oral la sufre a lo menos el 70% de los obesos del mundo.

  • Como siempre algunos señalarán causas físicas, largas temporadas y muchos partidos al año, sin embargo, hasta los más recalcitrantes enemigos de la psicología deportiva tendrán que convenir que esa explicación no es suficiente.

 

NIKEFOBIA

 

Nikefobia: “el deportista teme la responsabilidad ligada al éxito”. Angustia que se apodera del deportista una vez que ha alcanzado el alto rendimiento, bloqueando la armonía psicomotriz. Sforzini 1977.

Por lo tanto, la respuesta la encontramos al ahondar en los actos inconscientes de los deportistas de alto rendimiento, y conflictos propios de la situación competitiva, que emanan desde ella misma, y llegamos a la NIKEFOBIA O MIEDO AL ÉXITO.

  • Sólo puede sufrir este síndrome y/o conflicto, aquel deportista que ha llegado al éxito y ahora debe responder “ante sí mismo y los demás” en forma permanente con un alto rendimiento y asumir con su rendimiento el papel de súper-héroe, de semi-dios con que el colectivo le ha investido. Esto es el comienzo del fin para muchos deportistas. Sforzini 1997
  • El deportista está sometido a tanta presión psicológica que llega un momento que el estrés agonístico le hace sucumbir ante sí mismo y ante el stress de la situaciónque representa enfrentar un Campeonato Mundial; Los Juegos Olímpicos y por secuencia lógica, los rivales de turno por la presencia de este singular fenómeno que es la NIKEFOBIA, término que introduje por primera vez en el léxico deportivo nacional en el año 1977 para explicar los problemas de rendimiento y adaptación de Martín Vargas ante los campeonatos mundiales e inclusive aplicable a algún momento de la carrera deportiva del gran Chino Ríos, quien en una conferencia de prensa en U.S.A., ante la pregunta de un periodista quien le inquirió sobre mis dichos de que le faltaba superar el miedo al éxito, reconoció que lo estaba superando.
  • Es decir, ante y frente el éxito y la responsabilidad de tener que cumplir con las expectativas ajenas y propias, el deportista teme inconsciente o conscientemente la responsabilidad ligada al éxito, y cuando debe enfrentar una situación límite como es un mundial, se producen dos fenómenos tremendamente llamativos que aun no son del todo ponderados por los cuerpos técnicos, y menos aún con la mayor parte del periodismo deportivo, que siempre prefiere basar sus análisis y comentarios de lo que podría haber ocurrido si……razón por la cual no analizan , ni mucho menos profundizan este aspecto del rendimiento deportivo como corresponde, implicando pérdidas deportivas y económicas para los jugadores; cuerpos técnicos; selecciones y/o clubes deportivos, que denomino:

1.-) REGRESIÓN TÉCNICO-TÁCTICA BAJO ESTRÉS

 La regresión técnico- táctica  se manifiesta en el momento en que el jugador debe ejecutar o finalizar una jugada. Allí es cuando su rendimiento técnico decae a niveles inferiores y en casos dramáticos con una regresión a niveles de rendimiento de aprendizaje y ejecución primario, donde nuestro deportista aún no se consolidaba como el jugador con una exquisita relación con el implemento, en este caso, balón de futbol y que , solo, absolutamente sólo  frente al arco erre un gol o ejecute un penal decisivo deficientemente, con la resultante de que el público y los fanáticos se enojen, lo insulten, el periodismo le “caiga encima”.

  • Esto hace que resurja la tan recurrida frase de los relatores y comentaristas deportivos, “hizo lo más difícil, la tiró afuera”, ignorantes de que esta coactivación muscular es la responsable absoluta de la pérdida de la sincronización psicomotora.
  • Todo esto, sin embargo, no es más que el efecto sobre su psiquis y su psicomotricidad de la tensión psicológica, el stress agonístico y la presión del éxito.
  • Por este motivo, cuando comentaba para el programa Colo Colo en el aire, la Copa América, 1993, hecho señalado entre otros por el diario la Época, anticipé que Sierra erraba el penal contra Perú, lo que aconteció efectivamente. Chile tuvo la gran posibilidad del empate cuando el árbitro sancionó penal. Enfrente del balón se puso José Luis Sierra, Miranda, arquero de Perú, le contuvo el lanzamiento al “Coto”, quien utilizaba la “20” en el cuadro nacional. Chile quedó fuera.
  • Esta son las únicas razones por la que hemos visto y seguiremos viendo a las máximas estrellas fallar penales y pasar sin pena ni gloria en los últimos mundiales
  • Todos recordarán cuando Alexis Sánchez falló un penal que, de haberlo convertido, lo hubiera consagrado como el exclusivo goleador histórico de la Selección Chilena en el partido de las eliminatorias Rusia 2018 ante Venezuela.
  • Las frases un penal es una lotería o cualquiera puede fallar, se desdice con la efectividad que estos mismos jugadores muestran en entrenamientos o en penales no tan trascendentes, donde se lucen con su destreza y fineza técnica y que son comparables con los rendimientos de estudiantes en un examen, o ¿acaso vamos a desconocer la gran cantidad de fracasos académicos en la PSU y Exámenes de Grado, sobre todo en Derecho, por los motivos que están relacionados con nuestro análisis?

 

2.-) COACTIVACIÓN MUSCULAR

 

 En la coactivación muscular, el deportista pierde la sincronización mente cuerpo a partir de los efectos nocivos de su emocionalidad, sus movimientos se vuelven:

  1. Torpes;
  2. Descordinados;
  3. Inciertos;
  4. impredecibles aún para sí mismo y fuera de control, lo que le impide disponer de sus años de entrenamiento y de preparación, su automatización técnico táctica y nos entrega un rendimiento MUY POR DEBAJO DE SUS VERDADERAS POTENCIALIDADES.
  5. Nadie parece percatarse y valorar que es en realidad un deportista que se estrella una y otra vez con sus fantasmas
  • Un ejemplo actual lo podemos con un Djokovic errático en las finales de Ronald Garros, con errores no forzados propios de un principiante ante a un Nadal sólido, seguro, agresivo.
  • Tuvo que pasar varias finales para finalmente derrotar sus fantasmas y poder conseguir ganar este campeonato tan anhelado.

 

Esta es la razón porque en los últimos mundiales, los jugadores jóvenes y los buenos jugadores, deslumbran y se llevan los aplausos y los premios, como es el caso de Forlán, en oposición a los mediocres rendimientos de los que tienen la obligación de rendir, “las estrellas”. Los primeros no tienen nada que perder, los segundos tienen mucho que perder y demasiada presión interna y externa ante la cual están sucumbiendo.

 

MUNDIAL 2018

 

Nuevamente las grandes estrellas en su mayoría han decepcionado, pero el portador de las pancartas es Messi, que sin llegar a la extrema situación experimentaba por Ronaldo de Brasil, pasa a la historia como un fracasado en los mundiales.

  • Errático, insustancial, impactó al mundo, cuando antes del partido con Croacia, mientras sonaba el himno de Argentina, Messi en un acto “inconsciente” se frotaba una mano contra su frente en forma mecánica, irracional y emocionalmente “ido”.
  • Esto ocurre porque los jugadores de hoy son más débiles que los de antaño, es que ahora la presión es inaguantable, es máxima, y la ayuda aún no llega en la forma justa y necesaria.
  • ¿Cómo puede ser señalado como el mejor jugador del mundo, un jugador como Messi, quién no es capaz de soportar y superar el estrés agonístico y su carga emocional como la de un Mundial, fracasando en todos ellos?
  • Sin embargo, la representación de lo huérfano que está un deportista en las grandes instancias y lo ignorante del medio periodístico a nivel mundial queda expresado en los dichos de Liberman en Fox Sports : “Veo en Messi un tipo que camina la cancha y con una facilidad de frustración asombrosa. Lo único que yo hago es discutir, señalar y observar al Messi que juega en la selección argentina. En Barcelona es fantástico, pero aquí es distinto”.

 Y la ignorancia de Sampaoli, como la de muchos DT, en este tipo de instancias y de lo que pasa por la psiquis de un jugador como Messi, quedará históricamente plasmada en su estúpida e insostenible frase:

  • “Messi es un prócer “, generando tal aumento de presión, que terminó hundiendo a Messi, o cuando dijo,
  • “Compararlo con el resto es como comparar a un Policía con Batman
  • Estamos en un lugar en donde Leo es inalcanzable, hay que entenderlo, provocarle situaciones de entrenamiento que su estado de confort sea el óptimo y a partir de eso armar un equipo que esté relacionado con esa historia”.
  • José Martí; Nelson Mandela; Simón Bolivar; José de San Martín; Bernardo O´higgins, ellos son proceres, Messi es sólo un deportista de excelencia más.
  • Nunca tan pocos son y serán exigidos cruelmente por tantos, movidos por intereses económicos, por fanatismos raciales y sociales. Nuestros héroes no son dioses con los pies de barro: ¡SON HUMANOS!

Facebook

Comentarios

Seguir Leyendo

Lo más leído