Contáctanos

#LoImportante

Hace 50 años apagaron su vida, no su revolución

José Ángel González

Publicado

en

1968… Se desarrolló la “Primavera de Praga”, la nave espacial Apollo 5 fue lanzada, el profesor Christian Barnard en Ciudad del Cabo (Sudáfrica) realizó el segundo y tercer trasplante de corazón exitoso, el Madison Square Garden abrió sus puertas, Jean-Claude Killy ganó la “triple corona del esquí alpino” tras obtener medalla de oro en las modalidades eslalon, eslalon gigante y descenso en los juegos olímpicos de invierno desarrollados en Grenoble (Francia) y en abril, por un segundo todo se detuvo en Estados Unidos y se sacudió el mundo, ya que tras haber dado un discurso (“He ido a la cima de la montaña”) en Memphis el día anterior, se anunció que Martin Luther King había sido asesinado por un francotirador mientras saludaba a algunos seguidores desde el balcón del motel dónde se alojaba, el motel Lorraine.

Martin Luther King era conocido por sus más de diez años de lucha por la igualdad de derechos hacia “la gente de color”, era perseguido e inclusive amenazado por su constante batalla; pero no claudicó, lo que lo llevó a ser guiado a ese trágico destino.

¿Quién se hubiera imaginado que todo comenzaría con un boicot de autobuses?

Nos remontaremos primeramente a 1955 y pondremos un nombre sobre la mesa: Rosa Parks. ¿Quién es ella? Sólo una mujer “negra” que fue arrestada por haber violado las leyes de segregación de la ciudad de Montgomery… Se negó a ceder su asiento a un hombre “blanco”, razón más que suficiente para que Martin Luther King iniciara el boicot antes mencionado y fuera así el comienzo de su lucha pacífica por los derechos civiles de los afroamericanos.

Tras ello, siguió en Albany (Georgia), Birmingham (Alabama), Washington (“marcha por el trabajo y la libertad”), St. Augustine (Florida), Chicago (Illinois) y Memphis (Tennessee), ciudad donde su vida fue arrebatada con una bala certera.

Sabía que era perseguido (era evidente por la cantidad de veces en que fue apresado y amenazado), por lo que no resulta ser “mera coincidencia” que en el anterior discurso haya dicho: “he visto la tierra prometida… puede que no llegue allá con ustedes“. Sin lugar a dudas lo vio venir. Pero, más allá de James Earl Ray, existen aún “curiosidades” y sobretodo interrogantes en torno a la muerte de M. Luther King.

Por ejemplo, desde un comienzo se dijo que un segregacionista blanco fue quien disparó (algo que parece un tanto lógico), pero curioso siendo que King se encontraba hablando hacia sus seguidores (por ende pocos testigos visuales) y alcanzando a dirigir sus últimas palabras hacia el músico Ben Branch: “Ben, prepárate para tocar ‘Señor, Toma Mi Mano’ en la reunión de esta noche. Tócala de la manera más hermosa”.

Pero regresemos un poco…

4 de abril de 1961. Memphis, Tennessee… Desde un balcón del motel Lorraine y alrededor de las 18:00 horas, Martin Luther King hablaba a sus seguidores en el marco de la defensa de los derechos de los basureros “negros” de esa ciudad, quienes se encontraban en huelga (exigían mejor trato y salario; esto último puesto que cuando las condiciones climáticas no les permitía trabajar, no tenían derecho a cobrar, a diferencia de los “blancos”). Los espectadores eufóricos se manifestaban y/o contemplaban al orador que segundos más tarde cayó al piso, luego de que se escucharan algunos disparos… la multitud se conmocionó, los amigos y colaboradores de Luther King llegaron raudamente a la escena; pero pese a todos los esfuerzos, unos minutos pasados las 19:00 horas se declaró muerto al líder de la revolución pacífica en el St. Joseph’s Hospital.

Una vez dada la noticia, los motines no se hicieron esperar (más de 120 en los Estados Unidos)… el asesino se encontraba prófugo y el hecho llevó a que la respuesta fuera la violencia, trayendo consigo más muertos en las manifestaciones y forzando que la guardia nacional tuviera que intervenir. Ya para el 9 de abril, el presidente Lyndon B. Jhonson decretó un día de luto nacional (el primero por un afroamericano) en honor al orador y la ciudad de Memphis negoció el fin de la huelga favorable para los trabajadores de la basura.

Pasaron poco más de dos meses y James E. Ray (ladrón y asaltante) fue capturado en Londres por el asesinato, en marzo de 1969 se declaró culpable para evitar la pena de muerte; por lo que fue sentenciado a 99 años de prisión, en los días posteriores a la sentencia se retractó de su culpabilidad y declaró que una persona de alias “Raoul” había sido el asesino.

En 1970 Ray aceptó someterse a una prueba de detector de mentiras (para la revista Playboy), siendo positivo el resultado; pero lamentablemente para sus pretensiones, esto carecía de valor legal, por lo que se desestimó y siguió en prisión.

En 1998 falleció el supuesto asesino de Martin Luther King… pero ¿por qué decimos “supuesto”? Sencillo, ya que en investigaciones posteriores y según declaraciones de Loyd Jowers (dueño de un bar de Memphis), todo habría sido una conspiración por parte del gobierno estadounidense más el FBI y otras instituciones gubernamentales, ya que el mismo Jowers habría recibido 100.000 dólares (por una de las instituciones) para preparar el asesinato. Sin embargo, las pericias no fueron concluyentes ni respaldaron los dichos del dueño del bar, por lo que el caso se archivó y curiosamente, no se pueden realizar nuevas investigaciones hasta que aparezcan pruebas y/o hechos confiables.

Para seguir sumando a las “curiosidades”, John F. Kennedy (asesinado también a balazos en 1963) mostró su constante apoyo hacia Luther King desde el periodo de su campaña y la reafirmó en cierta forma durante su presidencia… investigaciones de los últimos años también han concluido que tanto los teléfonos de Kennedy y de los lugares donde King había residido durante su revolución pacífica, habían sido intervenidos por el FBI y otras agencias de inteligencia.

En 2005 se inició una revisión de los archivos del estado de Shelby; lo que conllevó a una investigación, puesto que entre 2006 y 2007 se encontró un paquete con el escrito “Public Defender. James E. Ray. Do Not Destroy” (Defensor Público. James E. Ray. No Destruir) el que poseía cartas (a sus familiares) y fotografías del sentenciado por la muerte de Luther King… ¿Lo relevante de esto? mucho en realidad, y es que en algunas de las cartas comunicaba a sus familiares que cuando lo fueran a ver les explicaría las razones de todo lo que estaba sucediendo, además de explícitamente decirle a su hermano que no dijera palabra alguna del caso hasta que pudieran hablar personalmente cuando lo visitara en prisión.

Previamente (1997), se hicieron exámenes forenses a un rifle recuperado cerca de donde se perpetró el crimen, pero los resultados fueron “no concluyentes”.

Sin lugar a dudas, un hecho que estará por siempre en la memoria tanto del país de las barras y las estrellas como en la historia de la humanidad; ya que consideremos las opciones de que Ray sólo fue un señuelo, porque si bien es cierto que era un ladrón y asaltante, no poseía ningún tipo de antecedente sobre delitos violentos con armas de fuego. Además de que su confesión fue bajo presión, puesto que se le amenazó con la pena de muerte.

Pero vamos más allá para concluir… el 6 de abril de 2002, el reverendo Ronald Denton Wilson afirmó en el New York Times que su padre Henry Clay Wilson fue quien disparó a King y que habría guiado a tres conspiradores para dicho acto. En la misma entrevista aseveró: “No fue un asunto racista. Él pensó que Martin Luther King estaba conectado con el comunismo y quiso quitarlo del camino“. Dos años más tarde, Jesse Jackson (que se encontraba con Luther King al momento de su muerte) también habló en una entrevista diciendo: “Hubo saboteadores para interrumpir la marcha. Dentro de nuestra propia organización encontramos a una persona muy importante que estaba en lista de pago del gobierno. Así que la infiltración interna, los saboteadores por fuera y el ataque de la prensa… Yo nunca creeré que James E. Ray tenía un motivo y la movilidad para hacerlo solo. El gobierno estaba muy involucrado para crear el escenario para ello y creo que la ruta de escape a ello, fue J. Earl Ray“.

Las dudas de conspiración en la muerte de Martin Luther King siempre estarán presentes hasta que no haya una versión “completa” y “más limpia” de las investigaciones; así que por ahora, sólo queda recordar el legado, la lucha y los discursos de un hombre que como Ghandi, combatió una guerra con paz.

Facebook

Comentarios

#LoImportante

Los mejores inventos que nos dejó la Primera Guerra Mundial 

Blink

Publicado

en

Por

El primer conflicto armado del siglo XX no sólo tuvo muertes y destrucción, también ayudó a una serie de inventos revolucionarios que agradecemos hasta la actualidad


Ante las catástrofes, el ser uno humano saca lo mejor de sí. A cien años del fin del primer conflicto armado a nivel mundial que se desarrolló en el siglo XX, podemos mirar el lado positivo y hacer una recopilación de los inventos más revolucionarios que nos dejó la Gran Guerra.

En medio de la destrucción y la muerte, personas ingeniosas y creativas fueron capaces de encontrar soluciones brillantes en medio de la adversidad y que, sin duda, son útiles hasta la actualidad.

1.- Toallas higiénicas y pañuelos de papel: Años antes que estallara la Primera Guerra Mundial, la empresa estadounidense Kimberly-Clark había descubierto un nuevo material llamado ‘celucotton’ que era cinco veces más absorbente que el algodón y que, producido en grandes cantidades, se podía fabricar por la mitad de precio. En 1917 cuando EE.UU. se unió al conflicto comenzaron a producir el forro de algodón para la vestimenta de los profesionales sanitarios. Sin embargo, las enfermeras de la Cruz Roja que estaban en campo de batalla descubrieron su utilidad para los días en que estaban en su menstruación. Así fue que una vez terminada la guerra, en 1920, las empleadas de la empresa comenzaron a producir las toallas sanitarias a mano con el nombre de Kotex (la abreviatura de “cotton texture”, textura de algodón en inglés).

Posteriormente, en 1924 y con el objetivo de subir las ventas, la empresa innovó nuevamente con este material y creó los pañuelos “Kleenex”.

2.- Cremalleras: Fue el diseñador jefe de la compañía Universal Fastener Company, el sueco Gideon Sundback, quien las creó y las incluyó tanto en los uniformes como en las botas de los miembros del ejército. Una vez finalizada la guerra, los civiles las utilizaron en sus prendas cotidianas

3.- Bolsitas de té:  En el transcurso de la guerra, la compañía francesa Teekanne se inspiró en un comerciante estadounidense de té quien en 1908 mandaba a sus clientes pequeñas bolsas con té. Teekanne decidió suministrar de esta forma el té a las tropas en donde se hicieron conocidas como  “bombas de té”.

4.- Reloj de pulsera: Si bien este tipo de relojes ya existía, fue durante la guerra que su uso se masificó. La mayoría de los hombres que podía comprar un reloj, adquirían de bolsillo. Fueron las mujeres quienes en una primera instancia popularizaron este tipo de reloj. De hecho, la reina Isabel I utilizaba uno. Luego los soldados y aviadores comenzaron a usarlos para tener mayor libertad en sus manos.

5.- Acero inoxidable: Cuenta la leyenda que el ejército británico le pidió a Harry Bearley, un metalúrgico de una empresa local, que les ayudara a mejorar el material con el cual fabricaban sus armas que se deformaban por la fricción y el calor de las balas. En 1913 Brearley desarrolló lo que es considerado el primer acero sin óxido, un producto que revolucionó la industria metalúrgica y se convirtió en uno de los mayores componentes del mundo moderno. Lo logró después de probar a añadir cromo al acero de unos experimentos que había desechado. Tiempo después se percató que  esos experimentos no se habían oxidado.

Durante la Primera Guerra Mundial fue utilizado en algunos de los nuevos motores aéreos. También se  generalizó en el uso de cubertería y material quirúrgico y en muchas otras industrias hasta la actualidad.

Foto: vintageadbrowser.com

Facebook

Comentarios

Seguir Leyendo

#LoImportante

¿Por qué se suicidan los jóvenes en Japón?

Blink

Publicado

en

Por

Si bien se ha registrado un descenso importante en los últimos diez años, la tasa de suicidio en la isla sigue siendo alta comparada con la de otros países industrializados.

 

El primero de septiembre de cada año se da inicio al año escolar en Japón, mismo día que se registra el peak de suicidios tanto de niños como adolescentes en dicho país. Y es que a pesar de que en los últimos 15 años el gobierno ha logrado disminuir en un tercio la tasa de suicidios, ésta se ha convertido en la principal causa de muerte de menores de entre 15 y 19 años.

Según cifras dadas a conocer por el Ministerio de Educación, entre abril de 2016 y marzo de 2017, 250 escolares se quitaron la vida alcanzando la cifra más alta en tres décadas. En este contexto, las autoridades advierten que las posibles causas de este fenómeno sean la alta presión académica y el acoso escolar.

En esta línea, las indagaciones realizadas por la policía, reportan que la mayoría de los jóvenes no especifica las razones por las cuales se quitaron la vida. Mientras que en los casos en que se encuentran cartas se alude a problemas familiares, bullying o incertidumbre sobre el futuro.

Sin duda el suicidio infantil es una problemática que alerta al gobierno nipon, por lo que esperan poder aumentar el acompañamiento de los jóvenes en el aula, lo cual se suma a una serie de medidas con las cuales el gobierno ha hecho frente a este estigma que afecta a la sociedad en general.

Dichas medidas han demostrado hacer efecto pues la Organización Mundial de la Salud (OMS) atribuyó la caída a este paquete de de medidas preventivas que fueron implementadas en los últimos años y que ha provocado la reducción de los suicidios a nivel nacional, pasando de 34.500 anuales en 2003 a unos 21.000 en 2017.

 

 

Foto: Reuters

Facebook

Comentarios

Seguir Leyendo

#LoImportante

Las consecuencias de las nuevas sanciones interpuestas por EE.UU. a Irán

Blink

Publicado

en

Por

Van desde un posible acercamiento a Rusia por parte del país persa hasta su eventual salida del pacto nuclear.

 

Este martes 6 de noviembre comenzó a regir la segunda fase de sanciones impuestas por Estados Unidos a Irán luego que Donald Trump decidiera retirarse del histórico acuerdo firmado en 2015 que buscaba limitar el programa nuclear de la República Islámica. Entre las nuevas medidas destaca el veto a usar los puertos de mercancías, la prohibición de comprar suministros aeronáuticos, el veto a la banca iraní y la prohibición de importar petróleo. Esta última, sería la que traería mayores consecuencias.

El “Plan Conjunto de Acción Comprensiva” (JCPOA) firmado en el gobierno de Barack Obama, levantaba varias de las sanciones que le impedía a los iraníes negociar con Occidente. Todo esto cambió en mayo de este año cuando Trump decidió poner fin a este acuerdo “mal negociado” del cual Rusia, China, Reino Unido, Francia y Alemania también son parte.

Fue en este contexto que EE.UU. planteó doce nuevas exigencias a Irán con la amenaza de imponer nuevas sanciones. Entre las solicitudes estaba la renuncia a desarrollar misiles balísticos, el cese a un supuesto comportamiento “maligno” de Irán en la región y la renuncia definitiva al programa nuclear.

Ante la respuesta de Irán de que su parte del tratado se cumple a cabalidad, Estados Unidos –apoyado por Arabia Saudita e Israel- comenzó un plan de sanciones que entró en rigor el 5 de agosto de este año. En una primera instancia, se contempló la prohibición que existía anteriormente de que Irán reciba dólares, además de un veto al desarrollo tanto de la industria de la automoción y al comercio de metales preciosos.

Sin embargo, desde este mes comienzan castigos en nuevas áreas por ejemplo a los operadores portuarios y compañías relacionadas con ese sector, a las transacciones relacionadas con el petróleo y productos derivados de éste, a las transacciones de instituciones financieras extranjeras con el Banco Central de Irán y al sector energético de dicho país. Asimismo, cancela la autorización para entidades extranjeras de propiedad o bajo control de Estados Unidos que desarrollan actividades con el gobierno iraní.

Ante esta situación, la República Islámica ha respondido con firmeza y su presidente, Hasan Rohani, incluso ha considerado salirse del pacto nuclear, lo cual no se ha concretado pues alega que el acuerdo de 2015 aún cuenta con el apoyo del resto de los países que se hicieron parte de este tratado. Si bien la postura de la UE hasta ahora ha sido ambigua, muchas empresas grandes se han retirado del mercado iraní, por lo que una posible jugada de Irán sería recurrir a Rusia.

Consecuencias económicas

Estas sanciones ha llevado al levantamiento de miles de iraníes que han protagonizado manifestaciones históricas por la alta inflación, la falta de alimentos básicos, de medicamentos y los altos índices de corrupción. Esto pues el rial, moneda iraní, perdió un 80 por ciento de su valor en el último año y la tasa de cambio con el dólar se ha triplicado en los últimos tres meses.

En cuanto al petróleo, el objetivo de Estados Unidos es que Irán tenga cero exportación de crudo, la primera industria iraní, es por ello que Trump impuso sanciones a 700 empresas entre ellas las más importantes del rubro. Sin embargo, hay ocho países que están por el momento fuera de esta medida que serían Turquía, China , Corea del Sur, Grecia, India, Taiwán, Japón e Italia.

 

Foto: Diario de México.

Facebook

Comentarios

Seguir Leyendo

#Mish

Lo más leído