Contáctanos

#LoImportante

Singapur, el pequeño gigante de Asia que juntará a Trump y Kim Jong-Un

Marcelo Muñoz

Publicado

en

Hoy comenzará la cumbre entre los dos jefes de Estado que cambiarían de golpe las tensiones entre Corea del Norte y Estados Unidos. En Blink repasamos la historia de la isla que pasó de ser el miembro más pobre del continente a ser comparado como el hermano de Nueva York dentro de la comunidad asiática.

Esta semana Singapur se convertirá en el centro de la noticia cuando el Presidente de los Estados Unidos, Donald Trump y el líder de Corea del Norte, Kim Jong-Un, se reúnan en el lujoso Hotel Capella, situado en la lujosa isla Sentosa, en la tan esperada cumbre entre las dos potencias. El objetivo de esta es llegar a acuerdos y destrabar las tensiones producto de los ensayos nucleares del régimen de Kim.

En Blink quisimos repasar la historia de la sede de este tan ansiado encuentro que la comunidad internacional ve con total escepticismo: una pequeña isla que se convirtió en un poderoso centro de negocios y lujos dentro del continente asiático. Aunque eso tuvo costos en materia de derechos humanos y libertades individuales con la mano dura de su histórico y fallecido primer ministro Lee Kuan Yew.

Los años de la Ciudad del León

Singapur fue nombrada como tal en el siglo XIV. Su nombre, traducido del idioma malayo, significa “Ciudad del León”. La isla tenía anteriormente el nombre de Temasek y fue una de las múltiples colonias ocupadas por el Imperio Británico hasta 1963, año en que su primer ministro, Lee Kuan Yew, acordó unir a pequeños territorios descolonizados en la Federación de Malasia que continuaría hasta 1964, año en que Singapur anuncia su salida para convertirse en república independiente dentro de Asia. Esta secesión quedaría oficializada finalmente en 1965.

La figura de Kuan Yew: el padre de la patria

Lee Kuan Yew es una de las figuras más importantes dentro de la historia de Singapur. Se convirtió en su primer gobernante en 1959 y dejó el cargo en 1990. Kuan Yew tuvo fama de autoritario, pero no sin antes preocuparse de que su pequeño pedazo de tierra evitara el fracaso. “¿Sobre qué está construido Singapur? Sobre 700 kilómetros cuadrados y un montón de ideas inteligentes que funcionaron hasta ahora, pero que podrían irse a pique rápidamente”, señalaba.

El exprimer ministro Lee Kuan Yew

Su preocupación llevó a dirigir su país con mano firme e, incluso, llevó a acabar y a desaparecer a sus opositores. En el año 2011, cuatro años antes de su muerte, señaló: “a veces es necesario destruir a los opositores”. Incluso llegó a mencionar que los idiotas no debiesen entrar en la política. Con respecto a su posición sobre la cultura occidental dice valorar su libertad, pero prefiere que los gobiernos sean “firmes, eficaces y eficientes” tal cómo en China y en parte del continente.

El mandatario continuó como ministro sin una cartera definida hasta el 2015, año en que finalmente fallece.

Política con toque británico… y totalitario.

El gobierno de Singapur está inspirado en el parlamentarismo inglés. Puesto que la pequeña isla es denominada ciudad-estado, la división administrativa está compuesta en los llamados Consejos de Desarrollo Comunitario, también estas operan como circunscripciones electorales.

El poder ejecutivo está en manos de un gabinete liderado por un primer ministro. Actualmente la primera magistratura está a cargo de Lee Hsien Loong, hijo de Kuan Yew; mientras que el poder legislativo está en manos del Parlamento que cuenta con 101 miembros, de los cuales 89 son electos por votación popular, nueve son designados por el primer ministro y tres quedan con distritos electorales al azar.

El Partido de Acción Popular actualmente concentra el 90% de los escaños. Las críticas de diversas organizaciones de Derechos Humanos apuntan a las constantes modificaciones de los distritos electorales en favor del oficialismo y la capacidad de realizar campañas de difamación en contra de sus opositores.

Uno de los “tigres asiáticos”

Centro Financiero de Singapur

La economía de Singapur es una de las más ricas de Asia a pesar de ser pobre en la extracción de materias primas. La ciudad-estado, junto con Hong-Kong, Corea del Sur y Taiwán forman parte del selecto grupo de los cuatro “tigres asiáticos”. Su PIB es de 90 mil dólares y tiene una de las economías más diversificadas.

Más del 26% del PIB dependen de los sectores electrónico e industrial. Destacan también en sus ingresos las ciencias biomédicas, la química, y las refinerías de petróleo; debido a esta última actividad económica, la refinería de hidrocarburos más grande del continente está en Singapur.

Singapur además cuenta con un puerto marítimo en el que se maneja el mayor volumen de carga anual tanto en tonelaje como en importaciones. Asimismo, es uno de los mayores centros financieros del mundo y es el cuarto mayor mercado de divisas tras Nueva York, Londres y Tokio.

Parte de la historia de este pequeño gigante albergará al momento más importante de la historia de oriente y occidente en medio de los expectantes ojos del mundo en un territorio con comodidades que podrían garantizar un acuerdo para ambas partes.

Facebook

Comentarios

#LoImportante

Nobel de la Paz: un cúmulo de desengaños

Blink

Publicado

en

Por

Para muchos es el galardón más controvertido que entrega el Comité Noruego. Desde su inicio en 1901 la entrega del laurel no ha estado exenta de polémicas, pues los nominados no han estado a la altura de tal reconocimiento.

 

Hace algunos días el Comité Noruego entregó el Premio Nobel de la Paz a Nadia Murad y a Denis Mukwege por el aporte de ambos a la lucha contra la violencia sexual a nivel internacional. Murad, de 25 años, estuvo entre las tres mil mujeres de minoría yazidí que fueron secuestradas y esclavizadas por el Estado Islámico en 2014. Mientras que Mukwege recibió el galardón por su labor como ginecólogo de mujeres víctimas de violencia sexual en el Congo.

Aunque parezca contradictorio, el Premio Nobel de la Paz es considerado como uno de los más controvertidos que entrega el Comité Noruego pues muchos de quienes reciben esta condecoración son blanco de muchas críticas, ya sea por la falta de mérito o, definitivamente, por ser todo lo opuesto a lo que el premio representa. ¿Se pueden imaginar que Adolfo Hitler, Benito Mussolini y José Stalin estuvieron nominados a este premio? Sí; y este último dos veces.

 

No basta con hablar de Paz

Un ejemplo no tan extremo de esto es el expresidente de Estados Unidos, Barack Obama, quien en 2009 recibió este reconocimiento a solo meses de asumir el mando por su “su extraordinario esfuerzo en fortalecer la diplomacia internacional y la cooperación entre pueblos” y por su “visión de mundo sin armas nucleares”.

Hasta aquí no habría problema. Sin embargo, durante su mandato, algunas decisiones tomadas por él despertaron las críticas entre la opinión pública: reforzó la presencia militar de EE.UU. en Afganistán y retrasó hasta 2016 el retiro de dichas tropas. Asimismo, Obama prometió terminar el conflicto armado en Irán, cosa que no ocurrió y además apoyó ataques contra grupos terroristas en Yemen, Somalia y Paquistán.Lo anterior ha provocado que mucha gente pida que se le quite el reconocimiento por sus actos.

Caso similar es de Aung San Suu Kyi, líder de Myanmar, quien tras recibir el Nobel en 1991, ha justificado indirectamente la actual persecución contra la minoría musulmana rohingyas, lo cual ha sido calificado por las Naciones Unidas como “limpieza étnica” por la gran cantidad de personas asesinadas.

No obstante, Obama no es el único que luego de recibir el premio eligió el camino de las armas. En 1973, Henry Kissinger fue condecorado junto al vietnamita Le Duc Tho por su intento de terminar con la guerra en la península asiática, el cual no tuvo éxito. Es por eso que Le Duc Tho declinó el premio, argumentando que “él no estaba en una posición para aceptar el galardón”.

Años más tarde, el líder israelí Menachem Begin, ganó el laurel el año 1978 por el acuerdo de Camp David. Sin embargo, cuatro años después ordenó la invasión al Líbano en 1982 .Por su parte, Yassir Arafat, líder palestino, compartió el Nobel en 1994 con los israelitas Isaac Rabin y Shimon Peres por “su contribución histórica al proceso de paz en Medio Oriente” por los acuerdos  de Oslo firmados en 1993. Sin embargo, la paz nunca llegó y Rabin murió asesinado por un israelí ultra nacionalista.

En 1990, el galardón recayó en el líder soviético, Mikhail Gorbachev, por su rol mediador en el término de la Guerra Fría. En 1991  envió tanques para tratar de aniquilar a los Estados Independientes de los países bálticos.

Como algunos fueron criticados por no estar a la altura, otros fueron criticados por nunca ser entregados. Este es el caso de Mahatma Gandhi, quien  jamás ganó el premio a pesar de haber sido candidato hasta en cinco ocasiones diferentes. Y para otros el premio llegó tarde: en 1961 Dag Hammarskjöld, secretario de la ONU, se convirtió en el primer y único en ser reconocido póstumamente al morir meses antes del anuncio.

Sin duda, el Premio Nobel de la Paz es y seguirá siendo uno de los más controvertidos y esto explicaría que en un total de 19 años no ha sido entregado.

 

Foto: AFP

Facebook

Comentarios

Seguir Leyendo

#LoImportante

Jamal Khashoggi, el mayor crítico de Arabia Saudita desapareció en un consulado en Turquía

Publicado

en

Se rumorea que un equipo de 15 miembros planificó el asesinato dentro del recinto.

El periodista de origen saudita, Jamal Khashoggi, desapareció el martes 2 de octubre luego de ingresar al consulado saudí en Turquía con el fin de obtener un documento de certificación del divorcio de su ex mujer para casarse luego con su actual pareja, Hatice Cengiz.

La mujer del mayor crítico contra las autoridades sauditas dijo que lo esperó durante once horas en el consulado y que nunca salió por las puertas del recinto. Por tanto, las suposiciones de su secuestro y posterior muerte se hicieron cada vez más fuerte. Sin embargo, hasta la fecha, no se ha encontrado su cuerpo.

Khashoggi, exiliado de su país en 2017, es un fuerte defensor de los derechos humanos y un duro crítico de las autoridades de su país, manifestándolo a través del diario Al-Hayat, en columnas de opinión en el Washington Post y en los canales de televisión árabes y occidentales.

 

El poder de Khashoggi

Sus colegas, en otras partes del mundo, lo elogian por ser de los pocos periodistas saudíes en hacer periodismo y no relaciones públicas, ya que se concentró en criticar las reformas y la represión lanzadas por el príncipe Mohamed Bin Salam, lo que causó malestar en las autoridades.

Era tanto su ímpetu en escribir aquello que consideraba justo, que la misma familia real Saudí lo vetó en algunos medios y le prohibió expresarse tanto en redes sociales como relacionar con sus pares extranjeros.

Todavía no encuentran el paradero de Jamal Khashoggi y según Washington Post asegura que murió a manos de un equipo enviado específicamente para asesinarlo por parte del gobierno saudita.

Facebook

Comentarios

Seguir Leyendo

#LoImportante

Convergencia Progresista: la primera separación de la ex Nueva Mayoría

Marcelo Muñoz

Publicado

en

Partidos de la ex Nueva Mayoría presentan el nuevo referente político. Su objetivo principal serán las elecciones municipales de 2020 y las presidenciales y parlamentarias de 2021.

(más…)

Facebook

Comentarios

Seguir Leyendo

#Mish

Lo más leído