Contáctanos

#Pontecómodo

Zaire, la nación que alguna vez participó en un Mundial

José Ángel González

Publicado

en

Zaire como país actualmente no existe debido a que hoy se le conoce como la República Democrática del Congo. Pese a ello, los “Leopardos” dijeron presente en Alemania 1974, pero no todo fue alegría; si no lo contrario. A continuación hablaremos de la selección y todo lo que mantuvo envuelto al primer país del África subsahariana en clasificarse a una cita planetaria.

Si hablamos de Zaire (pronunciado como Zaír) en la Copa del Mundo, tal vez la primera imagen que se nos viene a la cabeza (para los más entendidos) es la siguiente:

Un tiro libre que pasó a la historia por ser despejado por Muepu Ilunga pasados los 70′ de juego; además de la situación en cuestión, es que el principal del cotejo Nicolae Rainea no había dado la indicación para que el balón se pusiera en juego. Tras lo sucedido, las preguntas fueron varias: ¿no conocía el reglamento? ¿Cómo sucedió algo así? Y la verdad de todo esto es que no fue por un tema de ignorancia, si no más bien por una amenaza del gobierno imperante durante aquellos años.

Pero retrocederemos un poco. Cuando este país era conocido como la República del Congo, la nación había sufrido un golpe de estado por parte de Mobutu (Teniente General de las fuerzas armadas del país) en 1965 y este se mantendría autoimpuesto en el poder durante cinco años hasta ser electo oficialmente como presidente en 1970. Si bien esto fue el comienzo de una dictadura que duraría hasta 1997, también fue un chispazo de esplendor para el fútbol de aquella nación (todo por supuesto, en búsqueda de “justificar” su régimen).

Todo comenzó con la Copa Africana de Naciones disputada en Etiopía en 1968, donde Los Leopardos se erigieron como la mejor selección del torneo venciendo por la cuenta mínima a Ghana (con quienes habían compartido el grupo B). Esta hazaña logró descomprimir cierta presión que había sobre el líder del país que buscaba mostrar el “desarrollo” que estaba teniendo Zaire a través del deporte (cualquier parecido con otras dictaduras conocidas “es mera coincidencia”); pero lamentablemente para las pretensiones del autodenominado padre de la nación”, lo realizado en aquel certamen no pudo revalidarse en el siguiente (1970) y quedaron eliminados en primera ronda, rematando séptimos (de ocho países en competencia) con tan solo un punto.

Lo vivido en Sudán fue determinante para que el dictador tomara cartas en el asunto y fue así que en 1971 contrató como estratega para la selección a Blagoje Vidinić, quien venía de participar con la selección de Marruecos en el mundial de México 1970, dejando una buena impresión pese a ser eliminados en la fase de grupos, en el cual quedaron últimos. Además de lo antes mencionado, como ex guardameta de la selección de Yugoslavia contaba con un palmarés que incluía una medalla de plata y otra de oro en los Juegos Olímpicos de Melbourne 1956 y Roma 1960, respectivamente; además de ser finalista con aquella selección en la Eurocopa de 1960.

Con todo esto en su trayectoria, llegó con gran ilusión a la capital Kinshasa para dirigir a sus nuevos pupilos. Pero lo que vio en aquel país le resultó bastante desmotivador, además de las palabras del capitán del combinado nacional…

“Sólo hemos visto jugar a nuestros compañeros africanos. No sabemos ni entendemos las tácticas y los estilos de otros países.”

Así de sincero y claro fue Mantantu Kidumu, y era totalmente entendible. Por aquellos años en África era un megalujo (incluso para unos pocos) tener televisión; por lo que el panorama encontrado en esas tierras era completamente inesperado para el adiestrador yugoslavo y al deté se le contrató para tratar de emular lo que anteriormente había realizado con Los Leones del Atlas en la clasificatoria anterior.

La única plaza que se había disputado para el mundial de México se peleó entre 11 naciones (cabe recordar que desde el mundial de España 82 el continente recibió dos cupos para la cita planetaria, debido a que la cantidad de participantes aumentó de 16 a 24); mientras que para la edición siguiente (en que Alemania fue sede por primera vez), el ticket al certamen fue luchado por 24 naciones.

La misión no era sencilla: llevar a una selección campeón de África con claras faltas de profesionalismo a lo máximo posible del fútbol en una sola clasificatoria (la que comenzó en 1972 para la selección). Vidinić en poco tiempo hizo de Zaire una selección ordenada, con una fortaleza defensiva que se hacía notar con cada fase clasificatoria.

El 6 de junio del 72 le correspondió el primer partido de la primera ronda, el rival de turno fue Togo con quienes empataron 0-0 en la ida; pero el fruto del trabajo vino en la revancha (donde oficiaron de local), el 20 de junio en Kinshasa. Los Gavilanes cayeron por 4-0 y Los Leopardos consiguieron el paso a la segunda ronda. En esta etapa el combinado a vencer fue el siempre complejo Camerún, y como era de esperarse la llave (jugada los días 4 y 25 de febrero de 1973) terminó igualada luego de que ambos ganaran en calidad de visitante por la cuenta mínima; por esta razón se tuvo que jugar un partido de desempate dos días después de la vuelta y se disputó en Zaire (dónde también se había desarrollado el último duelo entre ambos), en esta definición el combinado local hizo valer aquella condición y venció por 2-0, consiguiendo el paso a la tercera ronda (de los 6 mejores).

“La mejoría era evidente y el objetivo ya no se veía imposible.”

El siguiente rival en dicha fase fue Ghana y si bien Las Estrellas Negras se quedaron con el primer encuentro (5 de agosto de 1973) con un marcador de 1-0, la vuelta fue para los del Congo quienes con un abultado 4-1 dijeron presente en la liguilla final junto a Zambia y Marruecos. Esta cuarta etapa disputada entre octubre y noviembre de 1973 vio como Zaire dio la sorpresa y venció en sus primeros tres partidos en cancha (2-0 a Zambia como visita, mientras que 2-1 al mismo combinado en calidad de local y 3-0 a los marroquíes en la misma condición); pero algo pasó con el cuarto partido, ya que el duelo en que Los Leopardos visitaban a Los Leones del Atlas (ahora que he leído el apodo varias veces, creo es un poco pretencioso) no se jugó debido a que la selección marroquí tras el 3-0 hizo un reclamo a la FIFA debido a la rudeza con la que jugaba el combinado dirigido por Vidinić, ya que consideraron que el árbitro fue muy blando con los cobros, debido a que las entradas tan duras hicieron que Ahmed Faras (su jugador estrella en esa época) resultara lesionado.

El máximo (y corrupto durante muchos años) ente rector del balompié mundial desestimó el reclamo y con ello, el cotejo no se llevó a cabo. El partido quedó resuelto como un 2-0 a favor de Zaire y con canasta limpia, tomaron sus maletas… Alemania Occidental era el próximo destino de esta selección (con esta clasificación marcaron un hito: ser la primera selección del Áfricanegra“, subsahariana o “Afrotropical” en participar en un mundial de fútbol).

Mobutu Sese Seko

El dictador (en la imagen de arriba) había logrado el objetivo de colocar a su nación deportivamente en la palestra para quitar y/o distraer la vista extranjera de lo que ocurría a nivel interno, como violación a los derechos humanos, represiones y corrupción, entre otras cosas. Lo acontecido con su selección de fútbol más la cierta estabilidad económica que poseía era suficiente como para apaciguar las aguas de algunas presiones provenientes del exterior.

  • NdR: También deberían haberlo acusado de ególatra… supongo que no soy el único que considera anormal (por decirlo sutilmente) que alguien coloque su propia imagen en todos los billetes de su país.

Con la clasificación ya materializada, sólo quedaba prepararse para el desafío mundial y a la vuelta de la esquina se encontraba la Copa Africana de Naciones (torneo al que habían clasificado en 1973 tras ganar a Alto Volta -16 y 30 de septiembre- y Camerún -28 de octubre y 11 de noviembre- en primera y segunda ronda, respectivamente). Este certamen sería perfecto si consideramos que en su grupo le tocaba competir con las selecciones del Congo (campeón defensor), Guinea y Mauricio (debutante en esas instancias de la competición… y sí, es un país no una persona -bueno, en realidad su nombre es en honor a  un “príncipe” de Países Bajos-). Como dato, esta última nación (la de Mauri) nunca más pudo clasificarse a la fase final (fase de grupos) del campeonato.

Durante marzo de 1974 se dio desarrollo al certamen continental y Zaire se clasificó a la fase final como segundo en el grupo B con 4 puntos, tras vencer a Guinea (2-1. El 3 de marzo) y Mauricio (4-1 el 7 de marzo); pero cayendo con el Congo por 1-2 (partido disputado el 5 de marzo y en el que tuvieron el marcador a su favor hasta el minuto 69′).

En semifinales enfrentaron al anfitrión Egipto y aquel partido del 9 de marzo terminaron el primer tiempo con el marcador 0-1 en contra debido a un autogol de Ilunga y ya para el segundo tiempo, todo se puso cuesta arriba con la anotación de Abugreisha (54′); pero aparentemente esto sería el mazazo que necesitaban para “despabilar” ya que el goleador Mulamba N’Daye colocó el descuento al minuto siguiente, Matantu decretó el empate a los 61′ y la proeza fue realizada a los 72′ nuevamente a través de N’Daye, que también significó el marcador final del cotejo. Con el partido terminado, ya sólo quedaba pensar en la gran final donde Zambia era el rival a vencer.

Zaire Campeón de la Copa Africana 1974 (Imagen vía Anotando Fútbol)

Si bien la final no fue algo sencilla, ya que igualaron 2-2 en los 120′ (el 12 de marzo de 1974) y por ende, tuvo que jugarse un partido de desempate dos días después. En aquel duelo final, Zaire se quedó con el cotejo por 2-0 y aquel proceso llegó a su clímax.

Tras la obtención del trofeo, el dictador del país se comprometió a pagar los premios y además de otros regalos al combinado nacional… cosas que nunca llegaron y que influyeron en su participación mundialista.

“Soy el mago aquí. Les toco en una pierna y les digo: marcarás con ella.”

(Blagoje Vidinić en una entrevista previa a su debut en el mundial de Alemania 1974)

Ya en suelo germano, la expectativa era alta y el mismo entrenador elevó aún más las mismas con frases como la que recién destacamos. El mundo colocaba sus ojos sobre “los leopardos” y exactamente tres meses después de coronarse como el mejor en la Copa Africana de Naciones, debutaron en la Copa del Mundo.

25.000 espectadores asistieron al Westfalenstadion de Dortmund para ver como Zaire cayó por 2-0 frente a Escocia (que volvía a la competición tras sus únicas participaciones en 1954 y 1958). Cuatro días más tarde, fueron protagonistas de la mayor goleada (hasta 1982) en la historia de los mundiales (compartido con el duelo entre Hungría y Corea del Sur), perdiendo el encuentro frente a Yugoslavia por 9-0 (cabe mencionar la mayor goleada histórica es el 10-1 que “los magiares mágicos” le propinaron a la selección de El Salvador).

Tras lo acontecido, Mobutu tomó medidas y fue personalmente (junto con militares) a la concentración del combinado nacional, dejando un mensaje claro: “si volvían a ser goleados de manera humillante, mejor que no regresaran al país“; pero futbolísticamente eso no era lo más preocupante, ya que el rival final del grupo B era Brasil, campeón defensor.

Llegó el 22 de junio y con ello, el último cotejo de Zaire en un mundial. “La Verdeamarela” terminó el primer tiempo con la ventaja mínima a su favor, ya en los 66′ del partido vino el 2-0 a través de Rivelino y en los 79′, el 3-0 final del encuentro. Pero tranquilos, que no nos hemos olvidado del video que colocamos al comienzo; porque esto tiene mucho que ver con lo contado previamente, ya que lo realizado por Ilunga fue a raíz de dos cosas: uno, el miedo a que el plantel fuera asesinado (por lo que prefirió quemar tiempo en el cotejo para que no les hicieran más goles) y dos, buscar ser expulsado como protesta a la amenaza que dio el mandatario del país africano.

Tras todo ello, concluyó la participación de Zaire en Alemania 1974

Los premios por la obtención de la Copa Africana nunca llegaron y aquellos seleccionados que hicieron historia al clasificar por primera y única vez a un mundial de fútbol, prácticamente murieron en el olvido y la miseria.

Pero esto no fue todo, ya que el fracaso en Alemania junto con los problemas internos que tenía el país, además de su participación armada en conflictos propios y vecinos (estaba en pleno apogeo la guerra civil angoleña), dieron pie para que Mobutu retirara los recursos que se inyectaban al fútbol y los “redireccionó” tanto para las fuerzas armadas como para un evento mucho más mediático: el mítico Rumble in the Jungle.

Alí (a la derecha) junto a Mobutu en los días previos a la pelea. (Imagen vía Pinterest)

Aquella histórica pelea por el título mundial de boxeo convocó a Muhammad Alí con George Foreman a enfrentarse el 30 de octubre de 1974 en Kinsasa (o Kinshasa); pero eso, es otra historia…

Mobutu (al centro) junto a Foreman (izquierda) y Alí (derecha) en una de las actividades previas a “La Pelea en la Selva” (Imagen vía canada.com)

NdR: Para terminar, quiero felicitarte por llegar al final de la nota y como premio a ello, quiero comentarte que Zaire estadísticamente no es la peor selección en la historia de los mundiales (como consignó otro medio chileno sin dar mayores argumentos -que incompetentes, ¿no?-); porque el combinado nacional que tiene este “reconocimiento” es la selección de El Salvador que con dos participaciones (tres partidos en 1970 y otros tres en el mundial de 1982) posee 24 goles en contra y sólo uno a favor. Además, “La Selecta” (como mencionamos anteriormente) recibió la mayor goleada en la historia de las copas del mundo: 10-1.

NdR2: Si vamos a informar, mínimo hagámoslo con bases, ¿no les parece?.

Facebook

Comentarios

#Pontecómodo

Qué son las bochas y quiénes representarán a Chile en el Mundial de la disciplina

Fabián Villalobos

Publicado

en

Ocho jóvenes deportistas representarán a Chile en la cita mundial: cuatro varones y cuatro damas. Blink conversó con Tomás Martínez, jugador que obtuvo el sexto puesto en individual en la última copa del mundo de Mónaco 2016 y que espera conseguir medallas en la competencia que comienza este 22 de Octubre en China. (más…)

Facebook

Comentarios

Seguir Leyendo

#Pontecómodo

El festival de comic que reunió a lo mejor de la producción nacional

Camila Monardes

Publicado

en

La 7° edición del evento FIC Santiago realizó un homenaje a uno de los creadores de Mampato. El festival se celebró  entre el 7 y 9 de Septiembre, contando con exponentes del Comic tanto nacionales como Internacionales.

(más…)

Facebook

Comentarios

Seguir Leyendo

#Pontecómodo

En la publicidad: Esto es sin llorar

Aleister Quezada

Publicado

en

WOM entró en el mercado chileno y se llenó de críticas y demandas. Sin embargo, sus competidores pueden aletear todo lo que quieran, porque ni el novato Colegio de Publicistas ni el Consejo de Autorregulación pueden intervenir. La regla del juego entonces, es no llorar, aunque duela.

(más…)

Facebook

Comentarios

Seguir Leyendo

Lo más leído