Contáctanos

#Pontecómodo

Corporación Papás por Siempre: el calvario de los padres separados

Publicado

en

Carlos Michea Matus es abogado y presta asesoría en la Corporación “Papás por Siempre”, que se dedica a ayudar a los padres separados que quieren estar presentes en el desarrollo y crecimiento de sus hijos. Conversamos con él y nos contó acerca de irregularidades y deficiencias del sistema que se arrastran desde hace décadas en Chile en esta materia.

Don Carlos, para empezar, ¿podría darnos alguna reseña acerca de la función que cumple “Papás por Siempre”?

Bueno, “Papás por Siempre” es un grupo de padres que nos reunimos en la década de los 90 a raíz de las separaciones de pareja que todos habíamos sufrido, y ante la negativa de las madres en relación a que nosotros pudiésemos ver a nuestros hijos. Publicamos un aviso en un diario con la idea pensando en que la convocatoria llegaría a unos 50 ó 100 padres cuando mucho, y llegaron miles. La primera reunión sirvió para darnos cuenta de que el número de padres con estos problemas era inmenso. Empezamos a hacer reuniones todos los martes en las cuales nos percatamos de que existían casos aún peores que los nuestros, y constatamos que casi el 99% de los padres habían sido afectados por denuncias de hechos inexistentes. Se les acusaba literalmente de cualquier cosa, incluso del más grave de los hechos, que es el abuso sexual. Se tiende a pensar que el abuso mayor es la violación, pero el abuso sexual es aún más complicado, porque en la primera quedan huellas que pueden determinar fehacientemente que el hecho existió, en cambio el abuso sexual no hay como probarlo, no deja huellas visibles. Este tipo de acusación es muy frecuente junto con la acusación de violencia.

¿Existe algún pronunciamiento del Congreso al respecto?

Nosotros solicitamos participación del Congreso a través de algunos parlamentarios, y logramos modificar el código civil que regulaba el asunto de las tuiciones y las visitas, la Ley 19.741 y la Ley 19.711, que después quedaron casi derogadas con la Ley de Tribunales de Familia. Aunque a nuestro juicio no fueron derogadas, sino que la Ley de Tribunales de Familia viene a ser apenas un complemento de estas dos leyes. En ambas, se reconoce que el padre tiene derecho a relacionarse con sus hijos una vez separado, y esa relación se reconoce hasta hoy por parte de los tribunales, pero lamentablemente estos son renuentes a obligar a las madres a que se cumpla aquel derecho que tiene el padre respecto a sus hijos.

¿Y qué pasa con el derecho del niño de ver a su padre?, ¿No es tomado en cuenta?

Claro, la verdad es que ni siquiera es un derecho de los padres, sino un derecho que la “Convención Internacional sobre los Derechos del Niño” indica que es a favor de los niños, diciendo que no se puede limitar la relación con el progenitor no tutor. El Poder Judicial chileno no respeta este tratado. La verdad es que los Tribunales se resguardan ante este incumplimiento alegando que esa prohibición que hacen de las visitas de los padres a los hijos, las realizan en favor de los niños por el “interés superior del niño”. Ellos dicen “no le puedo otorgar visita al padre si existe una denuncia sobre un hecho el cual le podría afectar al niño”, entonces para evitar la posibilidad de un daño a futuro, se prefiere evitar las visitas de los padres a los hijos, por lo que hay derechos que colisionan entre sí. Lamentablemente los jueces de familia en Chile son cómodos y no les gusta dictar sentencias que aparezcan como “revolucionarias”, siendo que lo único que se les pide es que dicten lo que la ley indica.

“Ley de Tuición Compartida”, se establece que el niño debe estar con el progenitor más idóneo, pero que aquel criterio lo debe ponderar un juez de familia. Y aún cuando muchas veces se ha declarado que el papá es más idóneo, se prefiere a la figura materna porque se parte de la premisa errada de que la mujer sólo por el hecho de serlo, es más idónea que el hombre”

Cuando se ha logrado determinar que efectivamente las acusaciones son falsas, ¿existe algún método que pueda resarcir el daño que se le hizo al padre, por ejemplo, aumentándole el número de visitas para que pueda recuperar tiempo con sus hijos, etc?

La verdad es que si bien la ley lo establece, los Tribunales no lo aplican. Incluso persisten en la separación del padre con el hijo argumentando que durante el tiempo en que el hijo no vio a su padre se rompió el vínculo, entonces para que éste se restablezca, tiene que existir una terapia de por medio, que se llama “terapia de revinculación”. Estas terapias duran normalmente entre 6 y 7 meses, cuando efectivamente la madre lleva al niño al psicólogo, pero lamentablemente muchas veces no ocurre, debido a que las madres a su vez están asesoradas por abogados que les indican que no lleven a los niños a terapia, con la única finalidad de dilatar la revinculación con el papá. Por ende, como las terapias de revinculación no se producen, las visitas de los padres tampoco y está en conocimiento de los jueces. Esto no es menor, porque las madres que no llevan a la terapia a sus hijos cometen el delito de desacato, y la ley indica que cuando los jueces de familia saben acerca de un delito en la tramitación de un juicio, están obligados a derivar los antecedentes – en este caso a la madre – a la Fiscalía para que se inicie un juicio criminal en contra de ella, pero los jueces de familia no lo hacen.

¿Influye en este punto el hecho de que los padres sean convivientes o cónyuges?

En cuanto a la reparación del daño al padre, la ley indica que entre cónyuges no existe esta opción, pero podría existir en el caso de convivientes. Se puede llegar a un acuerdo de visitas compensatorias extras para apaciguar el daño de las visitas que el padre no pudo efectuar. Aun cuando la ley reconoce que esta opción es perfectamente válida, los jueces no la otorgan porque dicen que si la mamá tendrá al niño dos fines de semana, los otros dos serán para el papá. Pero resulta que con la negativa de las madres a iniciar las terapias de revinculación, los niños pueden pasar perfectamente un año sólo con ellas sin los padres tener derecho a verlos, entonces cuando se les hace ver esto a los jueces y los padres piden tener el mismo tiempo disponible con sus hijos que ya tuvieron sus madres, los jueces argumentan simplemente que “no se puede dejar tanto tiempo al niño sin la mamá”.

Resulta llamativo que haya padres que, siendo más idóneos que la madre para la tuición, aun así no se les conceda. ¿Cuál es su opinión al respecto?

Bueno, efectivamente ocurre. Con la promulgación de la ley 20.680 que se conoce como “Ley de Tuición Compartida”, se establece que el niño debe estar con el progenitor más idóneo, pero que aquel criterio lo debe ponderar un juez de familia. Y aún cuando muchas veces se ha declarado que el papá es más idóneo, se prefiere a la figura materna porque se parte de la premisa errada de que la mujer sólo por el hecho de serlo es más idónea que el hombre. El argumento que está detrás de ello es que “la mujer puede amamantar”, pero los jueces no reconocen a su vez que esa madre, en lugar de amamantar, entrega a los hijos a una sala cuna, entonces nosotros alegamos que si comparamos que el niño esté con su papá o con extraños, la verdad es que no hay donde perderse. Sin embargo, lamentablemente los jueces de familia no reconocen nuestro argumento; aquí estamos en una abierta discriminación que se reconoce como tal, y que incluso increíblemente hasta se le da una connotación positiva, llamándola “discriminación positiva” cuando se favorece a la mujer sólo por el hecho de serlo.

 

“Yo pienso que el movimiento feminista, liderado en este caso por SERNAM, atenta incluso contra sus propios hijos, porque se promueven leyes, y conductas o estrategias actualmente en los Tribunales de Familia tendientes a perjudicar la figura paterna”

 

¿Cuáles son los casos que a usted más le han impactado, que ha recibido acá en la Corporación?

Bueno, los casos que más impactan son los que luego de una separación de los progenitores, al padre se le acusa de abuso sexual o de violencia. Estas son las dos acusaciones que generalmente concurren, y que en la gran mayoría de casos que nosotros vemos, se logra determinar que son acusaciones falsas, o sea se hacen con la única finalidad de dañar al padre. Lamentablemente estas madres no visualizan el hecho de que si bien, en lo inmediato el daño efectivamente se lo generan al padre, los que más se terminan viendo afectados por estas malas estrategias son los niños. Hay estadísticas de la Universidad Católica inclusive, que apuntan al hecho de que en las familias de padres separados cuando ambos progenitores no tienen la posibilidad de ver a sus hijos por igual, se incrementan notoriamente las posibilidades de que al crecer los hijos puedan tener problemas de drogadicción, delincuencia, entre otras características negativas. Entonces, a pesar de que se ha constatado estadísticamente que estas prácticas por parte de las madres son dañinas para el desarrollo de los hijos, el Estado no hace nada respecto al problema porque se le da poca importancia al padre dentro del contexto de familia. De hecho, “familia” para el Eestado, es prácticamente la mujer y los hijos.

 ¿Cuál es su opinión del rol que juega el feminismo en relación a las separaciones de las parejas cuando hay hijos de por medio?

Yo pienso que el movimiento feminista, liderado en este caso por SERNAM, atenta incluso contra sus propios hijos, porque se promueven leyes y conductas o estrategias actualmente en los Tribunales de Familia tendientes a perjudicar la figura paterna. Sin embargo, ellas olvidan que muchas de estas mujeres tienen hijos varones, que probablemente hoy tengan 7 u 8 años, y que serán juzgados con las mismas leyes que ellas están propiciando hoy día. Por lo tanto, si bien hoy esto no perjudica tanto al hijo varón, sí lo hará cuando este hijo varón sea padre de familia y se vea afectado por estas leyes. Entonces, una de dos, o no lo ven o simplemente no les importa.

El movimiento feminista confluye en una especie de concepto general, que dice que el “feminismo no busca una supremacía de la mujer sobre el hombre, sino una igualdad en derechos de ambos géneros”, ¿está de acuerdo?

La verdad es que lo que la gente partidaria de este movimiento promueve no se lleva a efecto en la realidad. Partiendo por ejemplo, por el tema del aborto. Ellas dicen “yo soy dueña de mi cuerpo”, y en parte me parece que tienen razón. Pero se olvida el hecho de que en ese embarazo también participó un hombre, el que quizás espera con ilusión la llegada de su hijo. Entonces, nosotros pensamos que es inaceptable que se determine sólo unilateralmente el terminar con la vida de ese hijo que el hombre esperaba, y resulta que a los hombres ni siquiera se les menciona. Este movimiento parte de la premisa que la mujer puede por sí sola generar un embarazo, y disponer de la vida de ese feto, es decir, simplemente se adueñan.

¿Cuál es su opinión respecto a la violación cuando hay un embarazo de por medio?

Tiempo atrás yo di una entrevista para otro medio en la cual sólo pusieron una parte de lo que yo dije, y me hicieron aparecer como que yo era partidario de los violadores. Lo que pasa es que si un hombre es acusado de violación, no significa que automática o efectivamente pase a serlo, porque eso lo determina un proceso judicial que se demora meses. Este proceso es lo que determinará en base a la investigación que se haga si se cometió o no una violación. Y durante los meses que dura este proceso, el hombre debe tener participación en torno a la decisión de un posible aborto, porque no se puede abortar simplemente porque la madre diga “me violaron”, ya que por ejemplo el pololo o marido pudo perfectamente haber engendrado ese hijo en base a un acto consensuado con la madre, por lo que él debe tener una opinión al respecto. Sin embargo, el movimiento feminista plantea que “basta la acusación de violación para que yo pueda abortar”, y eso no puede ser, porque es algo que hay que determinar y probar. El movimiento feminista debería reflexionar sobre los aspectos positivos que beneficien a la familia como tal, y no sólo a las mujeres, ya que ellas son una parte de la familia, no su totalidad.

Se ha sabido de casos en los cuales el padre le otorga al hijo cariño, abrigo, comida, educación y techo, por ejemplo; y aún así los juzgados no le dan la tuición. Entonces, ¿qué efectivamente puede hacer un padre separado que quiere vivir con su hijo y hacerse cargo de su desarrollo y crecimiento diario?

Lo que puede hacer un hombre en este caso es hacerse escuchar a través de todos los medios que tenga a mano, partiendo por el poder judicial. La Ley 20.680 establece expresamente que se trata de una ley para propender a la coparentalidad, vale decir, que ambos progenitores debieran participar en la educación de los hijos. Por educación entiéndase salud, vivienda, etc, todo. Sin embargo, en el hecho no ocurre, ya que sin que la ley lo indique, una vez que los padres se separan, se establece que la mujer es quien cuida a los hijos. Entonces con esto se pasa a llevar la misma ley que fue dictada por el Estado, que dice que ambos deben propender a la educación de los hijos. Y por otra parte, el poder judicial dice que una vez que los progenitores se separan, es la madre quien se debe quedar con los hijos y se elimina de la familia la figura paterna. Por lo tanto yo creo que los papás, los tíos, los abuelos, etc, deben alzar la voz en este sentido. No podemos seguir permitiendo injusticias que si bien se han atenuado algo con el pasar de los años y la existencia de “Papás por Siempre”, es mínimo lo que hemos podido lograr, ya que lamentablemente para estos efectos, el feminismo tiene una influencia bastante grande.

“Yo creo que los jueces no dictan sentencia como debiera ser en estos casos, por temor y comodidad. Si un juez, jueza o tribunal de garantía condena a una mujer, se le vendría todo el feminismo encima, los movimientos de derechos humanos, y todos estos movimientos que lamentablemente amparan el accionar de estas mujeres violentas. Ellas saben que el sistema les favorece, y lo usan”

¿Han intentado como Corporación tomar contacto con autoridades o políticos para que se tomaran más en cuenta todas estas situaciones?

Claro, por ejemplo una vez conversamos con un diputado en la década de los 90 y él nos dijo textual: “Yo entiendo perfectamente el problema que ustedes están planteando, pero yo no puedo legislar porque en Chile las mujeres son mayoría; y si yo legislo en contra de ellas, no voy a ser reelecto”. Esa es la triste realidad de los papás en Chile.

 

Violencia Intrafamiliar

 

¿Cuáles son las observaciones que usted nos puede contar acerca de la figura de la “violencia intrafamiliar”?

Cuando se creó esta ley, lamentablemente se partió desde la premisa torcida de que la víctima siempre era la mujer y, por lo tanto, el victimario siempre era el hombre. Bajo este escenario es como surge esta figura que luego sería modificada con la Ley 20.066. La verdad es que esta ley mantiene la discriminación en favor de la mujer y obviamente en contra del hombre. Nosotros pensamos que la Ley de Violencia Intrafamiliar, incluso la actual, vulnera derechos fundamentales como el debido proceso, la presunción de inocencia y el derecho a propiedad. Esto último quiere decir que si un hombre es acusado de violencia intrafamiliar, de inmediato es expulsado de su casa y se le prohíbe vivir ahí, por lo que pierde – estamos hablando de propiedad, cosas – todo el uso de sus bienes. Además, se le prohíbe tener contacto con los hijos y en muchos casos es detenido o retenido para ponerlo a disposición de tribunales, y esta detención o retención que hace la policía es en muchas ocasiones por orden del fiscal, y puede durar entre 24 y 48 horas, en circunstancia de que no existe un hecho palpable, probado, sino solamente un dicho de parte de la mujer. Con esto se violenta el debido proceso, vale decir el hombre es procesado sin el derecho a defenderse y aun así es retenido.

¿No se toma en cuenta el derecho de inocencia?

Lamentablemente se vulnera el principio de inocencia; en Chile y en todo el mundo existe el derecho de inocencia cuando no se tienen pruebas contra una persona, nadie puede ser procesado por algo que no ha sido probado, sin embargo puntualmente en estos casos de violencia intrafamiliar, se parte deteniendo a un hombre por un hecho que no se ha comprobado que existe. Ahora al revés, si una mujer fuese quien realiza la violencia en contra del hombre, el sistema no funciona, simplemente se paraliza. Partiendo por la parte policial, ya que Carabineros en muy rara oportunidad acude al llamado de un hombre que está siendo violentado, y cuando lo hacen, generalmente se burlan del hombre, actúa con sarcasmo y son renuentes a estampar la denuncia para que sea enviada a la fiscalía o a tribunales de familia. Y cuando llegan a fiscalía, generalmente el fiscal opta por desestimar estas denuncias, tanto es así que casi todas las denuncias por violencia intrafamiliar que interpone un hombre están archivadas. Como la víctima en este caso era un hombre, simplemente nunca se investigó. Sin embargo cuando la víctima es una mujer, el sistema funciona y el proceso sigue hasta el final.

¿Cómo funcionan los tribunales en relación al derecho a propiedad?

Bueno, la verdad es que tristemente igual que en lo anterior; cuando a un hombre se le acusa de violencia intrafamiliar, a éste se le notifica que debe dejar su casa por un plazo de 90 días, que es lo que dice la ley. Sin embargo, los tribunales vulneran esta ley expresa que indica el legislador, que se llama “medida cautelar y de expulsión”, ya que prorrogan estos 90 días de forma arbitraria porque los mismos jueces y los mismos tribunales violan la ley. Por lo tanto aquí no sólo se atenta contra la constitución, sino también contra los Derechos Humanos, ya que es inhumano expulsar a una persona a la calle cuando la acusación que se le hace no ha sido probada ni investigada. Es muy grave ya que la ley siempre debe actuar en base a hechos palpables, sin embargo el movimiento feminista ha hecho tal presión que hoy en día sólo basta con que una persona crea o se imagine que hubo violencia para que acuda a la policía y denuncie sobre un hecho que esta persona solamente “cree” que está ocurriendo. Y aquí es cuando el hombre pasa a ser de inmediato catalogado como “presunto violento”. Esto es un abuso del uso de la ley.

“El actual Presidente Piñera, cuando estaba postulando a La Moneda, indicó que iba a crear el “Ministerio de la Familia”, luego asumió y al parecer ya no lo recuerda. Para nosotros la creación de este Ministerio sería un gran avance, ya que se le otorgarían beneficios a la totalidad del grupo familiar, y no sólo a una parte de ella, como son las mujeres”

 

 ¿Qué ocurre en los casos en que el hombre es agredido y se ha intentado defender?

Cuando el hombre está siendo agredido, lo que generalmente hace es tomar de las muñecas a la mujer para que ésta no lo siga golpeando o agrediendo. Carabineros, en estos casos, llevan a la mujer a constatar lesiones y si la mujer tiene evidencias de que fue sostenida de las muñecas o puños, inmediatamente pasa a ser víctima y el hombre victimario, por lo que es él quién será el condenado. En estos casos puntuales el concepto de “legítima defensa” pierde todo su valor y jamás favorece al hombre. Es más, incluso Carabineros e Investigaciones lo dice: ellos, que conocen el rodaje de estos casos, recomiendan a los hombres dejarse golpear, no reaccionar de ninguna forma cuando esté siendo agredido o golpeado, o bien irse de su casa. Vale decir, incluso la policía ya está en conocimiento de que la mujer también es violenta, pero ellos como policía están “atados de manos” si actúan contra la mujer, ya que se les vendrían encima todos los movimientos de derechos humanos, los movimientos feministas, para proteger a esa mujer violenta. La verdad es que es bien complejo el asunto.

 En relación al actuar de los jueces, ¿siente usted que priorizan más un sesgo ideológico que la ley?

Yo creo que los jueces no dictan sentencia como debiera ser en estos casos por temor y comodidad. Si un juez, jueza o tribunal de garantía condena a una mujer, se le vendría todo el feminismo encima, los movimientos de derechos humanos y todos estos movimientos que lamentablemente amparan el accionar de estas mujeres violentas. Ellas saben que el sistema les favorece y lo usan; abusan de esa prerrogativa que tienen de que cuando un hombre es agredido, ellas alegan en un 99.9% que fue en legítima defensa. Por ejemplo, cuando una mujer asesina a un hombre en un contexto de violencia intrafamiliar, el tribunal siempre alega que ella lo mató porque el hombre era “malo”, “él era quién la agredía”, etc. Aquí no se investiga. Cuando la denuncia es contra un hombre, se llega hasta el final para comprobar que el hombre es el violento, sin embargo cuando la denuncia es contra la mujer, el sistema simplemente no funciona, sólo basta que la mujer diga que su agresión fue “en legítima defensa” para salvar la situación.

Los hombres agredidos o violentados que quieren velar por sus derechos tampoco tienen un símil de SERNAM ni tampoco tienen centros de ayuda psicológica como sí tienen las mujeres, ¿a qué cree usted que se debe esto?

Lamentablemente, en todos los estamentos del Estado se estima que el hombre siempre será el victimario sólo por el hecho de ser hombre, lo que es un error grave puesto que las personas pueden ser violentas o no independientemente de su género. Prácticamente pareciera que a la mujer hoy no se le puede condenar por nada, porque sería una medida impopular simplemente. El actual Presidente Piñera, cuando estaba postulando a La Moneda, indicó que iba a crear el “Ministerio de la Familia”, luego asumió y al parecer ya no lo recuerda. Para nosotros la creación de este Ministerio sería un gran avance ya que se le otorgarían beneficios a la totalidad del grupo familiar, y no sólo a una parte de ella, como son las mujeres.

 De los casos de violencia intrafamiliar de personas que se han acercado a “Papás por Siempre”, ¿nos puede contar alguno que le haya llamado especialmente la atención?

Uno de los casos es el del Señor Gaete, quien me autorizó a poder hablar de su caso. Él es un papá que estaba discutiendo con su pareja y la mujer entró a la cocina a buscar un cuchillo el cual intentó clavarle en el pecho. Afortunadamente, su agilidad le permitió poder esquivar la agresión de lo que pudo ser un parricidio, y prefirió arrancar de su casa. Luego el Señor Gaete hizo la denuncia, y hasta el día de hoy la mujer no ha recibido ni siquiera una amonestación. Esto ocurrió hace unos 5 ó 6 años. Han llegado muchísimos casos también en los que hombres al llegar a su casa han encontrado a su mujer en el acto sexual, como dice la ley “yaciendo con otro hombre en el hogar familiar”, y al verse las tres personas, la mujer se pone a gritar, por ende llegan los Carabineros e increíblemente echan al dueño de casa.

 

Pensión Alimenticia

 

¿Puede contarnos un poco referente a cómo se procede respecto a la figura de la pensión alimenticia?

Aquí también lamentablemente existe otro hecho grave y arbitrario con que proceden los tribunales. Por ejemplo, si un hombre es condenado a brindar pensión alimenticia en un contexto de violencia intrafamiliar y luego vuelve a juntarse con su ex pareja, obviamente el hombre no va a seguir pagando pensión como dictó el tribunal, porque colabora directamente. Pero si se vuelven a separar, es decir existe una segunda ruptura de esa pareja, la mujer acude al juez, y aún cuando reconoce que estuvo viviendo junto a su pareja, alega que no le canceló la pensión alimenticia en el período en que vivieron juntos. Sucede muchas veces que el hombre no tiene en su bolsillo o cuenta con todo el dinero que la mujer reclama que dejó de pagar, y en ese caso se va arrestado y además de todas formas tendrá que pagar ese monto. Ese es otro abuso. Por otra parte, cuando es la mujer quien es demandada por alimentos, que son muy pocos casos, la disparidad de cuotas a cancelar son brutales. Por ejemplo, un hombre de una posición económica media es condenado a pagar $500.000 por dos ó tres hijos, sin embargo si fuese la mujer la demandada por esos mismos hijos, no pagaría más allá de $40.000 ó $50.000.

Si un hombre no acata la condena de pagar pensión alimenticia es arrestado, ¿no existen otras vías de recaudar el monto que se le asignó?, ¿Qué ocurre cuando es la mujer quien no acata esta condena?

Es horrible, porque cuando la mujer no paga no existe el arresto, sólo se le invita a reuniones o a entrevistas al tribunal para instarla a pagar. Lo que también pasa mucho es que los tribunales teniendo otros mecanismos para evitar la detención de un hombre, como por ejemplo la retención de la licencia, la retención de la devolución de impuestos, etc, prefieren la vía más cómoda que es arrestarlo. Sabiendo además, que en muchos casos el arresto significará que este hombre pierda su trabajo, por lo que tendrá menos aun posibilidades de pagar.

Cuéntenos cómo pueden contactarse con la Corporación aquellos padres que necesiten ayuda en relación a lo que hemos conversado.

Bueno, los papás que se sientan afectados por esta desigualdad del Estado pueden acudir a nosotros, nosotros los vamos a ayudar. Podemos prestarles asesoría jurídica. Nos pueden contactar a través de nuestra página web, que es www.papasporsiempre.cl

Facebook

Comentarios

#Pontecómodo

El festival de comic que reunió a lo mejor de la producción nacional

Camila Monardes

Publicado

en

La 7° edición del evento FIC Santiago realizó un homenaje a uno de los creadores de Mampato. El festival se celebró  entre el 7 y 9 de Septiembre, contando con exponentes del Comic tanto nacionales como Internacionales.

(más…)

Facebook

Comentarios

Seguir Leyendo

#Pontecómodo

En la publicidad: Esto es sin llorar

Erich Martens Ripamonti

Publicado

en

WOM entró en el mercado chileno y se llenó de críticas y demandas. Sin embargo, sus competidores pueden aletear todo lo que quieran, porque ni el novato Colegio de Publicistas ni el Consejo de Autorregulación pueden intervenir. La regla del juego entonces, es no llorar, aunque duela.

(más…)

Facebook

Comentarios

Seguir Leyendo

#Pontecómodo

El último paseo de Aylwin

Erich Martens Ripamonti

Publicado

en

Miguel Patricio era amante del ping-pong y de las tardes al aire libre, características que lo convirtieron en un vecino más del barrio Diego de Almagro. Todos sabían que este señor tan bien vestido trajo la democracia al país, pero su forma de ser lo hacía parecer un ciudadano cualquiera. Más de alguna vez, una vecina escuchó entre murmullos: “mira, ahí va el único presidente que no ha robado, y es vecino mío”.
Por Erich Martens y Felipe Valdés

(más…)

Facebook

Comentarios

Seguir Leyendo

Lo más leído