Contáctanos

#DEPORVIDA

Ni los nazis pudieron contra el buen fútbol

José Ángel González

Publicado

en

El 9 de agosto de 1942 el FC Start enfrentó por segunda vez al Flakelf (de la Luftwaffe) tras haber vencido a los nazis previamente por 5-1. Tras ello, varios jugadores llegaron a campos de concentración, dónde murieron y sólo los menos sobrevivieron.

NdR: Antes de continuar con este artículo, te advertimos que entre mitos, leyendas y verdades, decidimos (no, en realidad fue decisión propia) hablar de la versión más real y cotejada por testigos vivos más antecedentes que exhaustivamente recopilamos (y que dejaron los ojos de este servidor como para no querer leer más en unos cuantos meses).

La Operación Barbarroja (iniciada en junio de 1941) dio sus frutos en Ucrania y como consecuencia, Kiev fue tomada por la armada de Hitler. Cinco ejércitos rusos fueron aniquilados sólo en la toma de la capital antes mencionada, más de 660.000 personas terminaron como prisioneros en lo que significó que el Tercer Reich diera ocupación a Crimea, la cuenca del Dónets y al país ya nombrado anteriormente.

(Kiev tras la invasión Nazi / Imagen vía El País – Viajes)

Producto de lo acontecido es que la liga ucraniana terminó a media temporada. A su vez, algunos jugadores del Dínamo de Kiev fueron arrestados e interrogados producto de que este tenía relación con la NKVD (la policía secreta soviética); pero esto no sería todo, ya que tras el proceso y al volver a sus hogares, los jugadores se dieron cuenta que habían perdido sus derechos y, por ende, sus trabajos.

Los prisioneros de guerra empezaron a vivir en las calles, ya que tampoco se les permitía ocupar una vivienda. Pero antes de seguir, hay que mencionar que toda historia tiene grandes nombres que recordar y uno de esos es Josif Kordik.

Aquel hombre llegó en calidad de prisionero a la capital ucraniana, ya que fue uno de los soldados austrohúngaros que quedó en manos del ejército ruso durante la primera guerra mundial. Ahora, un detalle no menor: este hombre de nacionalidad checa hablaba alemán de manera perfecta, lo que “facilitó” su vida en aquella época.

Kordik se quedó en Kiev ya que tras la guerra se le impidió regresar a su tierra; por lo que empezó a trabajar en la primera fábrica de pan de la ciudad. El fútbol se transformó en su pasión, se volvió personaje recurrente de los estadios capitalinos y por ende, también conocía los rostros de las estrellas de los clubes grandes del país.

El ahora panadero vivió toda la invasión alemana el 19 de septiembre de 1941, pero su alemán perfecto le permitió ser un apoyo para las fuerzas nazis y con ello, el régimen le dejó a cargo de la panadería en la que trabajaba. Esta posición “superior” hizo que reabriera el baúl de sus sueños y con ello una gran ambición: ser dueño de su propio equipo de fútbol.

Con estos dos contextos, un día el encargado de la panadería vislumbró un rostro demasiado conocido… No lo podía creer, era Mykola Trusevyc, guardameta del Dinamo Kiev. Sin dudar Kordik lo invitó a un café y así el cuidatubos le contó lo que estaba sucediendo: Trusevyc llevaba días en la calle buscando cualquier trabajo con tal de poder comer.

“Kordik vio la oportunidad de ayudar y lograr su sueño al mismo tiempo”

Sin pensarlo dos veces, le ofreció trabajo en la panadería y con ello, también obtuvo una nueva información: además de Trusevyc, habían otros jugadores que estuvieron en el campo de concentración de Bokarja y fueron enviados a la calle.

Con esto, vio la gran oportunidad y además de ofrecerle trabajo, le habló de la idea de formar un club como nunca antes se había visto en Ucrania; pero para ello, el guardameta tendría que ayudar. Sin dudar este último aceptó y con el ofrecimiento de trabajo y fútbol, no fue muy difícil que varios de sus excompañeros del Dínamo llegaran a trabajar con Kordik. Incluso exjugadores del Lokomotiv ucraniano (otro de los equipos grandes) recalaron en la panadería.

Con estos fichajes y las ansias de un pronto debut, fue que el primer rival no demoró en llegar: el Rukh. Aquel 7 de junio de 1942 el fútbol volvió a Kiev, específicamente al Palacio del Deporte. Allí, el equipo de la fábrica de pan venció por 2-0 al poderoso conjunto de Svecov (otro fanático del fútbol pero más extremista en sus ideales). El enojo tras la derrota fue tal, que la revancha fue pedida de inmediato y esta se concedió…

El marcador fue un 7-2 humillante a favor del equipo de la fábrica de pan; pero a partir de este último cotejo ya utilizaron el nombre de FC Start.

El club rápidamente se volvió pupular ya que la guarnición militar húngara también cayó frente a ellos (7-1) y el elenco que jugaba con ellos (todos de las tropas alemanas) salía derrotado. Paralelamente, el Rukh cosechaba más derrotas que otra cosa, por lo que el nombre y la fama del cuadro “panadero” subió como la espuma.

El 6 de agosto del mismo año, el FC Start recibió a la selección de las fuerzas antiaéreas alemanas, conocido como Flakelf; pero no cambiaron las cosas de como venían dándose para el equipo de Kordik: 5-1. El resultado a favor de los ucranianos llevó a que la revancha fuera pedida tras el término del primer duelo y como siempre hizo el equipo, lo aceptó.

FC Start y Flakelf en una foto postpartido / Imagen vía The Spanish Prisoner

Este resultado puso en atención al régimen nazi e inundó de miedo a Josif Kordik

Por un lado, las fuerzas alemanas podían perder credibilidad; mientras que en la otra vereda, el dueño del club sabía lo que podía pasar en caso de que su equipo venciera otra vez. Esto último, debido a que Kordik vio como fusilaron fuera de su panadería a 22 trabajadores (una unidad de trabajo completa) producto de que uno de ellos en el turno correspondiente colocó vidrios en la masa del pan que le correspondía a los soldados nazis.

La revancha que se disputó el 9 de agosto a las 5 de la tarde recibió el nombre de “el partido de la muerte“.

Según varias versiones, se dice que el árbitro del cotejo (perteneciente a las fuerzas nazis, al igual que en el primer partido) fue acompañado de una escolta al camarín local y les hizo entender que si ganaban aquel duelo, perderían sus vidas; pero lo que aconteció fue que el arbitro sí llegó con escoltas, aunque el mensaje fue algo distinto: no tengan la osadía de no realizar el saludo nazi como en el primer partido o nos veremos obligados a tomar medidas drásticas en contra de ustedes.

Los jugadores del FC Start accedieron al saludo con el brazo derecho; pero lo que nadie se esperó es que en vez de que gritaran “¡Heil Hitler!” los jugadores del equipo panadero dijeran “¡Fizculthura!” (eslogan soviético que se refería al deporte como forma de vida).

El cotejo comenzó de esta manera; pero pese a que los visitantes se vieron favorecidos por el arbitraje y chuletearon a destajo, no pudieron llevarse el primer tiempo y el marcador resultó 2-1 a favor del FC Start.

NdR: Otras versiones de la historia también mencionan que en el entretiempo, el árbitro junto a algunos generales nazis presentes en el estadio fueron al camarín para amenazar de muerte al equipo de Kordik en caso de que no se dejaran vencer.

El segundo tiempo no se hizo esperar y fue más complejo para el local. Los jugadores nazis realizaron un juego mucho más duro y sucio, pero esto no fue impedimento para que el local se quedara con la victoria. 5-3 fue el marcador y en la memoria de los presentes quedó una jugada del defensor Oleksiy Klimenko; ya que este se hizo un parque de diversiones con la defensa nazi para luego amagar al arquero y en vez patear a portería, se dio media vuelta y envió el balón al mediocampo en lo que hubiera sido el sexto para “los de la panadería“.

En ese momento el cotejo ya estaba 5-3 y tras lo realizado por el zaguero, el encuentro terminó antes del tiempo reglamentario…

Una vez terminado el cotejo, los jugadores marcharon a sus hogares y celebraron la victoria (cabe mencionar que para trabajar y tener dónde alojar, los jugadores tuvieron que firmar un papel en el que juramentaban lealtad al régimen)

Pero a diferencia de lo que mayormente se dice o se conoce, no todo terminó aquí, ya que el FC Start disputó un encuentro más (16 de agosto de 1942), y contra un viejo conocido: el Rukh. Venciéndolo una vez más, y esta vez por 8-0.

El verano de 1942 fue lo que cualquiera sueña para su equipo. Los de Kordik disputaron 12 partidos, marcaron 56 goles y recibieron 11; pero lo mejor de todo… ganaron todos sus duelos.

Aunque la historia futbolística del club llegó hasta aquel enfrentamiento, ya que lo sucedido con el Flakelf empezó a circular entre la población y aquella victoria significó pérdida de credibilidad y a la vez mostró debilidad por parte del régimen; así que la Gestapo empezó a tomar detenidos a cada jugador del club con la excusa de interrogarlos por sospecha de que aún mantenían conexión con la NKVD.

Escultura memorial de “el partido de la muerte” ubicado en el estadio que fue sede de aquel duelo / Imagen vía 20 Minutos

En el primer interrogatorio Nikolai Korotkich perdió la vida debido a las torturas propinadas, ya que descubrieron que pertenecía al partido comunista…

La falta de pruebas en cierta forma obligó a que los demás jugadores fueran enviados a campos de concentración en las afueras de Kiev. Separados en grupos y bajo estas condiciones fue que Ivan Kuzmenko, Oleksey Klimenko, Mihael Keehl y Mykola Trusevych perdieron la vida siendo fusilados en febrero de 1943.

De los otros sólo se supo que murieron. Mijail Putistin sobrevivió y su hijo Vladlen hace algunos años se encargó de dar cierta claridad y desmitificar varias cosas acontecidas en aquel partido.

NdR: Fedir Tyutchev, Mikhail Sviridovskiy y Makar Goncharenko también sobrevivieron a los campos de concentración.

Vladlen fue pasapelotas en aquel partido (con 8 años) y vivió desde una posición privilegiada lo acontecido en el estadio Olímpico de Kiev… exacto, el partido de la muerte se disputó en el ahora llamado Estadio Start.

Imagen principal vía El Ciudadano

Facebook

Comentarios

#DEPORVIDA

50 años del Black Power, el hito que marcó la lucha antiracial

Vicente Guzmán

Publicado

en

Tommie Smith y John Carlos -atletas afrodescendientes- empuñaron sus manos en el podio de los Juegos Olimpicos de México 1968, una acción que fue repudiada por los aficionados, pero marcó un cambio en la cultura estadounidense.

(más…)

Facebook

Comentarios

Seguir Leyendo

#DEPORVIDA

Lewis ya se prueba su quinta corona

Publicado

en

Hamilton extendió a 67 puntos su ventaja sobre Vettel en Suzuka, a falta de cuatro Grandes Premios por disputarse esta temporada.

(más…)

Facebook

Comentarios

Seguir Leyendo

#DEPORVIDA

De Huachipato a un gigante sudamericano: por qué Lampe llegó a un protagonista de la Libertadores

Aleister Quezada

Publicado

en

No cualquiera llega a Boca Juniors, y menos a cubrir un puesto tan importante como el de arquero. Sin embargo, algunos son elegidos para cargar este peso. Ese es el caso de un portero que hace tan sólo dos años jugaba en el fútbol de su país natal.

El guardameta de Huachipato, Carlos Lampe, fue el escogido por los Xenieizes para cubrir un puesto que pareciese no tener verdadero dueño en un club tan importante. El equipo dirigido por Guillermo Barros Schelotto tenía dos opciones para el puesto: Pedro Gallese, seleccionado peruano; y Lampe, internacional absoluto por Bolivia.

La decisión del club argentino de mirar a Chile estuvo marcada por dos grandes factores. Primero está el mal rendimiento del que hace unos meses era el portero titular de Boca, Agustín Rossi, de 23 años, que tras varios errores y malos partidos fue relegado a la banca. Y en segundo lugar está que el remplazo de Rossi, Esteban Andrada, de 27 años, haya sufrido una lesión en la mandíbula que lo tendrá al menos dos meses fuera de las canchas.

La vuelta de Rossi al arco del club bonarense trajo consigo muchas críticas por parte de la prensa y la hinchada hacia el club boquense. Es por esto que los azul y oro hayan optado por buscar un arquero de calidad y a buen precio, pues deberán disputar la semifinal de Copa Libertadores ante el Palmeiras que eliminó a Colo-Colo.

El presidente de Boca Juniors, Daniel Angelici, señaló que este fichaje es un préstamo por tres meses con opción de compra, que está fuertemente determinado por cómo rinda el portero boliviano que, de no concretarse la compra, deberá volverá a vestir la camiseta de los Acereros.

Facebook

Comentarios

Seguir Leyendo

#Mish

Lo más leído